domingo, 2 de noviembre de 2008

Viaje en Moto a Cabo Norte en Solitario en 16 días: 11.500 Km. y 12 países.

Este es el relato de un viaje en lo que lo mas importante no es el destino, que por otra parte es mítico, si no que el propio viaje es el motivo de la aventura.

Ya no existen aventuras en el mundo actual. Leía que en las cordadas para subir al Everest existen listas de espera, y que la zona de los campamentos bases está llena de basura, deben hacer campañas de limpieza continuamente. Está próximo el día en que incluyan este destino en los catálogos de las agencias de viajes (creo que para otros cumbres ya lo hacen).


Con este panorama me oiréis decir (escribir..) que "la aventura esta dentro de nuestras cabezas" o como mejor expresa una frase de Antoine de Saint-Exupery, que mas o menos dice así: "para construir un barco antes de poner tus hombres a cortar maderas, evocales la pasión de navegar por los mares".


ANTECEDENTES:

Cuando tengo que leer un relato siempre me han molestado los prólogos largos, tengo cierta tentación de saltármelo e ir a la acción, pero ahora que me veo en la ocasional circunstancia de ser yo el escritor te voy a pedir algo de paciencia que leas este inicio, dará mas sentido al resto del relato.


Este viaje lo tengo pendiente desde los 18 años, ahora tengo 50, por ello que no quiero dejarlo más, también es mi regalo por el medio siglo.


El viaje lo voy hacer solo, ya que tengo pocos días de vacaciones (16) y en grupo todo es mas lento: uno quiere "mear", otro un cigarrito, repostas y a los 50 Km. otro dice que no tiene "gasofa" etc…; pero también es una especie de viaje introspectivo en el ecuador de mi vida (claro si vivo 100 años..., pero soy optimista) , que me va a permitir meditar haciendo lo que mas me gusta: ir en moto.


Por otra parte, ahora, mi mujer y yo hemos adquirido esa madurez necesaria para tener la libertad individual de no privarnos de las cosas que queremos aunque no coincidan con los deseos del otro (los mal pensados harán su interpretación…), y no es que mi mujer no sea motera, que lo es, pero lo de Cabo Norte en 13/16 días es demasiado (días de mas de 1.000 Km.…). Y nuestro hijo con 18 años ya vuela solo.


Para reivindicar a mi mujer deciros que hemos recorrido toda Europa (con mucha lluvia, nieve y de todo…) en motos que van desde una Morini 3 1/2, a una Yamaha 650 (esas con cardán, las primera que llegaron a España), el año pasado hicimos un precioso viaje a la Toscana Italiana en mi flamante BMW R-850-R, que fue su primer regalo por mi medio siglo. Durante años solo he tenido escooter, pero ahora estoy otra vez recobrado el gusto por la moto de turismo.


Ya os he contado la parte emocional, los detalles del viaje son los siguientes:
Como tengo pocos días voy a subir por la costa sureste de Suecia, hay mejores carreteras que las de la costa noroeste Noruega, hasta Finlandia y de ahí hacia el norte hasta el destino en Noruega, bajaré hasta Helsinki y allí cogeré un barco hasta Tallín, recorreré las tres republicas bálticas exsovieticas (Estonia, Letonia y Lituania) que me ha dicho que son preciosas, un trocito de Rusia (tiene su punto, pero son pocos Km.…. ), Polonia, y ya en Alemania Berlín, de ahí a casa, Cerdanyola en Barcelona.

Como veis lo mas importante es el como : EN MOTO, el donde es el mito de CABO NORTE, y durante el viaje disfrutaré del paisaje, pero también de mis pensamientos….

Conforme iba comentando mis intenciones a amigos y familiares todos mostraban escepticismo a que pudiera hacerlo en tan pocos días, y en los relatos que iba leyendo en internet no encontraba nadie que lo realizara en tan pocos días, y además en solitario. Debía de hacerme un test de resistencia.


El día 2 de Mayo me dispuse hacer la ruta Barcelona Burdeos, Burdeos Barcelona, la ida por la Cerdanya y la vuelta por autopista hasta Perpignan, unos 1.200 Km. combinando carretera y autopista. Salí a las 7 de la mañana con dirección al Túnel del Cadí, hacía un día frío, y al salir por la boca Norte del túnel me encuentro todo nevado, el fin de semana había caído la ultima nevada del año, y en ese momento estaba lloviznando agua-nieve, pensé: ¡que bien voy a poder probar toda la equipación que compré para el viaje!, y así fue ya que durante el día me llovió bastante. Llegué hasta el último área de servicio antes de Burdeos, compré una botella de su preciado vino, como prueba testimonial (pero no la más cara que ¡solo era un testimonio...!), y regresaba a las 22,00 horas a casa. Mi estado físico era de cansancio pero soportable, la duda era: ¿soportaría esto durante 13 días seguidos...?. Lo veremos...


EL VIAJE:


El día antes: ¡Ya me voy...!

La Noche antes de salir propuse a mi mujer e hijo que fuéramos a cenar fuera, cuando baje al parking pasé por delante de mi moto ya cargada con todo y le dije: "no sabes la que te espera" y le acaricié el deposito. Mi mujer me miró y me dijo, “ sabía que le hablarías....”. Este detalle me hizo pensar en lo que me conoce y lo bien que acepta a su rival de dos ruedas...


La cena no solo tenia como cometido mi despedida, mi hijo también era protagonista, hacia pocos días que estrenaba su primer coche, y en nuestra familia hemos establecido la tradición de ir a este restaurante para celebrar las compras de vehículos, incluso motos.... No es que sea nada especial, es un pizzería de carretera, que no ha evolucionado mucho con los años, pero para nosotros tiene el significado especial que toda tradición adquiere a fuerza de repetirla, y el no seguirla podría traer mala suerte. Durante la cena no podía evitar abstraerme de la conversación e imaginarme surcando carreteras solitarias hacia EL NORTE.


Aunque soy de buen dormir, esta noche me costo un poco mas por la excitación que me producía la proximidad del momento que durante los últimos meses había estado planificando cuidadosamente.


A este respecto comentar que no he utilizado GPS, creo que se pierde la perspectiva que te da un mapa y en algún caso condiciona la voluntad de libre elección. Con un programador de viaje (en ese caso Viamichelin) me preparé todas las etapas, en una especie de Road Book plastificado que cada día colocaba en la bolsa sobre deposito por la pagina con la ruta del día, un detalle que fue de mucha utilidad es que dejé un especio para texto bajo el mapa, en el cual escribí con rotulador grueso los nombre sucesivos de las principales poblaciones a pasar con los números de la carreteras que debo coger (esto último fue muy practico).


1er día. Jueves 28-06-07, Cerdanyola-Mulhause (Frontera Franco-Alemana) 1.080 Km.: ¡Mucha Autopista¡.


A las 7,30 horas ya estoy a punto de marchar, mi mujer y mi hijo salen a despedirme, es un momento emocionante, apreto en botón de arranque y mi única compañera de los próximos días empieza emitir el suave ronroneo típico del motor boxer, que va a ser la banda sonora permanente de mi aventura, engrano la primera, suelto el embrague y las ruedas empiezan a girar, miro por el retrovisor y veo a los míos que se van haciendo pequeños, esa será una imagen que se repetirá en mi mente durante estos días de soledad, engrano la segunda acelero y grito: ¡por fin¡.


Gritar dentro del casco es algo que he hecho con cierta frecuencia en los momentos difíciles, y creedme que es algo realmente recomendable, descarga adrenalina, el efecto eco de tu propia voz aumentado en un espacio tan pequeño combinado con la seguridad de que solo tú lo oyes, es realmente beneficioso, tanto que creo que se debería de incluir como parte de esas terapias que empresas especializadas en directivos estresados hacen.


La primera circunstancia mencionable de este día es que al llegar al peaje de la Junquera (ya en la frontera con Francia) tengo delante una Harlye Dadvison con matricula Finlandesa, lo cual me alegra al pensar que no solo hay “locos” en el Sur. Pero este momento de felicidad se ve enturbiado por el primer problemilla: la banda magnética de mi tarjeta visa no va, menos mal que he sido previsor y llevo otra, pero esto me obligará a llamar a mi banco para que incremente el saldo de la segunda.


Con el tiempo perdido en la caseta del peaje he perdido de vista a la HD Finlandesa, ya la encontraré me hubiera gustado hablar con ellos. Y así es, cuando paro a comer y repostar, ahí están, me dicen que vienen de Fuengirola, y pienso que igual para ellos el sol y las playas deben ser tan míticos como el Gran Norte Europeo es para mi , ¿supongo? aunque me cuesta creerlo.....


Mi primera “caída” la tengo en este lugar y en parado. Ridículo pero muy frecuente en motos cargadas con maletas y equipaje, a partir de ahora antes de bajar de la moto extenderé la “pata de cabra” y para subir lo haré con el caballete central puesto. También observo que he perdido una pieza del casco, la unión con la visera, lo cual a parte de impedirme tenerla semiabierta mientras circulo, genera un ruido de turbulencias del aire que me impide escuchar, aunque tenga el volumen al máximo, la música del MP3 que me he llevado para combatir el aburrimiento de las autopistas. Os recomiendo que si queréis utilizar este sistema par oír música os aseguréis que la potencia de volumen sea considerable, ya que circulando a cierta velocidad acabas por oír solo ruidos inconexos y no tu música preferida.


Al llegar a Lyon decido entrar en la ciudad con la intención de buscar un comercio donde reponer la pieza perdida del casco. En el primer semáforo de la ciudad coincido con dos motos, una RR muy RR y un escooter, dudo a quien preguntar y me decido por el escooter. “Bingo” he acertado, muy amablemente me acompaña a una calle en la cual se concentran todas, o casi todas, la tiendas de motos de la ciudad, algo así como en las ciudades medievales las calles que se ordenaban por gremios. Después de preguntar en tres de tiendas concluyo por dejarlo, ya que no tienen existencias, no debo perder mas tiempo,lo encontraré mas adelante....


Sobre las 19,00 h. en un área de servicio cuando me estoy abrigando un poco mas, solo llevaba una cazadora de verano (de esas con agujeritos para la ventilación) se me acerca un camionero con una camiseta motera y me pregunta por mi destino, en un principio pensó que iba a Assen (este fin de semana hay carreras de motos), le cuento mi plan y queda impresionado. Cuando se va veo que lleva un precioso camión frigorífico con un “tubarro” de escape modificado que “peta” muy bien. Pienso que hay muchos camioneros moteros, y es que a los nos gusta el motor nos gusta todo..., si ir mas lejos yo de niño soñaba con ser camionero y surcar Europa, con la sola compañía de un perro, ya veis que esto de los viajes en solitario me viene de lejos.


Ya estoy cerca de mi destino: Mulhause. Me salgo del autopista para buscar hotel, recorro una carreterita local preciosa con pueblitos de encanto, Alsacia es muy bonita y merece una visita con mas tiempo. En esos pueblos rurales no encuentro para dormir. La carretera local acaba en las afuera de Mulhause y allí encuentro un hotel de esos baratos con nombre confuso, “1er Classe”, y por 33€ puedo dormir y desayunar a la mañana siguiente, la habitación es tipo nicho con una ducha como las de las roulottes, pero suficiente para descansar unas horas. Me duele algo la espalda, mañana me pondré la faja que he traído...


En resumen un buen día mucha horas en autopista, que como siempre es muy aburrido, a destacar los bien montadas que están las aéreas de servicio en Francia, con mucha oferta para comer o comprar comida, lavabos impecables etc..


2º día. Viernes, 29-06-07 Mulhause (Francia) – Abendra (Dinamarca) 1.020 Km.: ¡Las primeras lluvias¡.


A las 7,00 h el ambiente es fresco, desayuno, me abrigo algo más, me pongo la faja (que después de este día no utilicé mas, supongo que la musculatura de la espalda se va fortaleciendo con la costumbre.) y a la carretera de nuevo.... ¡como me gusta ir en moto!

Me llama la atención que estoy cerca de la frontera y no hay ninguna indicación del país vecino Alemania, entre Francia y España esto no pasa, y pienso que debe ser por la mala relación histórica de estos dos países. Cuando llego a la frontera el estado deplorable de las instalaciones, ya en desuso, me sorprende, quedan los bloques de hormigón que sustentaron un porche como el de los peajes de las autopistas, pero están con verdín y ennegrecidos, patético para ser una de las rutas mas habituales para pasar de un piás a otro, ellos sabrán... yo sigo mi ruta.


La primera sensación que tengo es que aquí los coches corren más, y es que en Alemania hay muchos tramos de autopista sin restricción del límite de velocidad. En todas las fronteras te encuentras unos indicadores que dicen los límites de velocidad en ciudad, carretera y autopistas, pues al entrar en este país ves que en autopista pone el indicador de velocidad “aconsejada 130 Km. / hora”. Y es que existen muchos tramos de 4 y hasta de 5 carriles, cada cual elige el de su nivel, es como los carriles de las piscinas cuando vas a nadar.....De es modo por la izquierda ves Audi’s, BMW’s, Porche’s, etc.. a más de 200 Km./hora, yo que pensaba que me había civilizado, que comprendía los motivos de las restricciones, y daba discursos de moderación a mis amigos...., pues se me despertó el insitito animal, la verdad es que “retorcer el mango” es un placer que ya había olvidado, y sin darme cuenta veo que estoy haciendo cruceros de entre 160-180 Km./hora.


Consecuencia de ello es que en esta etapa hice unos 200 Km. mas de los previstos en mi planing. También es cierto que encontré muchas obras, estas autopistas son de cuando nosotros andábamos aun en carro, y necesitan mucho mantenimiento. Como contraste en estos tramos la velocidad esta muy controlada por rádares, con lo que tenía que hacer unas reducciones fuertes, y en esos momentos (que no después...) agradecí mucho el sistema de servo freno que monta mi moto.


A parte de la velocidad en las autopistas destacar que las áreas de servicio son mas caras y con peores instalaciones que las francesas, como anécdota los lavabos tienen un sistema automático para entrar que vale 0,50 € te da un ticket que te descuentan en las próximas compras, pero no de gasolina, o sea que “mear” nunca es gratis, a parte de que muchos tickets se pierden...


Justamente después de comer se oscureció el cielo y empezó a llover, mientras esta era moderada me sorprendió lo bien que mi equipación de cordura soportaba el agua, pero llego un momento en que la lluvia era torrencial, no hubo mas remedio que ponerse el traje de lluvia y unos cubrebotas que recomiendo, ya que si bien puedes (y debes) llevar varios pares de guantes, lo de las botas es mas complejo, y veréis que no es descartable tener varios días de lluvias seguidos. Otro consejo es llevar guantes de látex para ponerse bajo los de moto, esto evita que la humedad te llegue a la piel. Yo llevé cuatro pares de guantes y los he utilizado todos, por que no daba tiempo a secarse los otros, y eso que dispongo de puños calecfactables, que fueron de mucha ayuda (en las lecturas previas al viaje las manos eran uno de los puntos mas castigados de los pilotos), también pienso que en este tipo de climas debe ser muy recomendable protectores de puños del tipo que utilizan las motos trail.


Perdonad que mi historia discurra, principalmente en esta primera fase del viaje, en gasolineras y áreas de servicio pero las sensaciones de cuando voy en marcha son para mi muy positivas pero difíciles de explicar, pienso en mis cosas, analizo desde temas triviales a muy transcendentales, de mi vida, de mi trabajo, de mis seres queridos etc, ect..., este era uno de los motivos de ir solo..., pero a lo que iba, la poca acción explicable me pasa cuando paro, que casi siempre coincide con un repostage. En mi última parada en Alemania coincido con unos Noruegos motars, y charlo dentro de las dificultades de mi inglés (mas que del suyo que debe ser bueno), y les explico mi ruta, quedando impresionados. Cuando marchan pienso que circulando he coincidido con pocas motos, sin embargo en el sentido contrario he visto bastantes más, mi teoría es que las motos siempre vamos a velocidades muy semejantes, por ello solo las veo en las gasolineras y a no ser que salgamos a la vez es difícil encontrar otras en tu mismo sentido. Ya esta dicho lo pensé y pensé en escribirlo, aunque ahora no me parece una gran teoría..., pero cuando llevas muchas horas solo se piensan cosas unas interesantes y otras mas chorras......


Pues ahí me tenéis con una lluvia torrencial, ya oscureciendo, casi sin darme cuenta ya he entrado en Dinamarca, no hay ni instalaciones ni indicadores hasta que llegas al límite fronterizo. Se me enciende la luz de reserva, no veo gasolineras sigo, sigo y me doy cuenta que la moto empieza a dar tirones, ¿debe ser la gasolina?, pienso, pero también ¿podría ser el sistema eléctrico? ya que aguanta bastante, creedme que el diluvio era monumental ni siquiera había coches en la autopista. Dudo entre salir a buscar fuera del autopista o seguir, pienso que no llevo moneda local, una de mis visas no funciona y en estos países las gasolineras cierran por la noche, decido seguir y a los pocos metros veo que hay una indicación de gasolinera a pocos Km. , reduzco la velocidad a lo que considero el menor consumo, entro en el área con el motor ya parado y la inercia me lleva hasta el surtidor, ¡salvado!, pienso.


Pero aquí no acaba el sufrimiento, el surtidor es de esos automáticos que funciona con tarjeta de crédito, no me fió, solo tengo una tarjeta válida y hoy parece que no es mi día de la suerte, así que me dirijo al super de la gasolinera que estaba ya cerrando, le digo al joven que me cobre, este está haciendo la caja e insiste en que utilice el sistema automático. Bueno probaré no puedo tener tanta mala suerte..., pues parece que Murphy estaba haciendo horas extras..., en efecto pongo la tarjeta y la maquina se la come, no me da ni gasolina ni me devuelve mi única Visa. Vuelvo al super y el “pollo” que le monto convence al muchacho a acompañarme a la máquina, después de manipularla inútilmente, saca un destornillador, la desmonta y recupero mi “querida tarjeta”, desde luego que el muchacho ya no pone ningún problema a cobrarme en el terminal de la tienda, y por fin lleno el deposito, respiro hondo......


Salgo del autopista y me dispongo a buscar hotel, sigue lloviendo, pero la carretera es preciosa, los pueblos que atravieso están desiertos (hice bien en seguir en las autopista para conseguir gasolina), ahí donde hay alguien en las puertas las cierran a mi paso como si fuera un peligro, la verdad que es que con este clima no es normal ver un loco en moto.., al final encuentro alguien que se apiada de mi y me indica donde hay un hotel. Continuo por bellos parajes con el crepúsculo cayendo, y la lluvia intensificándose, pero me siento bien después de haber salvado la crisis anterior, para que veáis que todo es siempre relativo: En otras circunstancias sería para sentirse desgraciado, lloviendo a mares, en moto, anocheciendo, en un país extraño y sin donde refugiarme....


Al final veo una indicación de hotel, no se si es el que me han indicado, pero con lo que cae cualquier sito es bueno, cojo la desviación y en la entrada de un pueblo que parece sacado de un cuento de hadas veo un hotelito que tiene toda la pinta de ser caro, pero no me lo pienso, estoy muy cansado, entro una recepción decorada con gusto y lujo, en la cual solo desentona mi figura totalmente empapado y desaliñado, de forma instintiva llevo conmigo el casco (siempre suelo dejarlo en la moto) pienso que ayudará a explicar en la primera impresión mi aspecto antes de que el recepcionista salga corriendo a llamar a la policía. Funciona... el recepcionista un joven rubio (como no podía ser de otro modo) y muy elegante que hace que todavía me sienta peor por mi aspecto, me mira pero parece que no huye, le pregunto si tiene habitaciones, y pese a pensar en el sablazo del precio, ruego que tengan, me vuelve a mirar duda y dice que sí, que le entregue la Visa, cuando la pasa por el datafono vuelvo a rogar que Murphy se haya acostado ya, y así es. Todo correcto.

La habitación es muy acogedora, despliego en ella toda mi ropa mojada. He pedido para poder cenar, es tarde pero al ser viernes parece que me darán algo de comer, pese a la costumbre tempranas de estos países. El comedor sigue siendo de un lujo elegante, ya me he duchado y puesto ropa seca, ahora ya miro al personal con algo más de autoestima, la cena es francamente deliciosa, digna de cualquier de nuestros internacionalmente encumbrados chef’s. Vuelvo a pensar en el precio, pero.... después de un día así ¡me lo merezco!. Pero ¡ojo con los homenajes, solo es el segundo día!.

Mientras ceno pongo algunos sms, par informar de mis aventuras, decidí que, además de por el coste, utilizaría este medio restringiendo las llamadas para acentuar el efecto soledad que estaba buscando. Después de todo me siento bien, seguro que descansaré en mi mullida cama....


3er día. Sábado, 30-06-07 Abendra (Dinamarca) – Escotolmo (Suecia) 1.250 Km.: ¡Mas lluvias y algún problemilla¡.


Me levanto temprano a las 7,00 h, la ropa esta casi toda seca, y me dispongo a continuar el viaje, el cielo esta muy cubierto pero no llueve. Vuelvo al autopista, donde me estaba esperando la lluvia, que ya no me abandono hasta el fin del día.


Atravieso toda Dinamarca, por carretera, me propuse hacerlo por los dos largos puentes que unen la península de Jutlandia con la isla Fionia, en la que están las ciudades de Odense y Copenhague, y esta con la península escandinava, en Malmö, por evitar las esperas y tramites de los ferrys que navegan por esta zona, pero también porque sentía curiosidad por pasar por estas grandes obras de ingeniería e ir en moto, que es una de las cosas que más me gustan, ¡por si no la habías captado aun!. Estos son una combinación de túneles y puentes de 18 y 16 Km. respectivamente.

Pese a la lluvia decido parar en el Odense, segunda ciudad en importancia del país, por una curiosidad que oí en concurso de TV, en que decían que los semáforos de esta ciudad reproducen la figura del famoso escritor danés Andersen, lo busqué y no lo vi, llegué hasta el centro, me di una vuelta y pensé que no los encontraba por que eran unos pocos o que el comentario de la TV no estaba muy informado.... Pero de vuelta a casa he visto en Internet que a lo que se refiere es a la silueta del hombre en la luz del semáforo y de verdad que en eso es posible que no mi fijara, si alguien viaja hasta ahí que me lo confirme, es una tontería pero me he quedado con la duda.


Con esta parada y la lluvia me estaba retrasando, y aunque Copenhague debe ser una ciudad bonita no tenía el tiempo que se merece para visitarla, lo dejo para mejor ocasión y si puede ser mejor clima....


Después de atravesar el último monumental puente ya estoy en Suecia, en Malmö, y con mas lluvia que nunca me dirijo hacia Estocolmo por una autopista no muy ancha, con una asfalto muy abrasivo, lo cual mas adelante pasará factura a mis neumáticos.

No se si por la lluvia, por una distracción o por que no esta bien indicado, el caso es que después de unas horas circulando, y mejorando el tiempo mucho, veo que ya no aparece la indicación de Estocolmo solo veo la de Gotebor, lo que es ya determinante es que por primera vez veo el mar que esta a mi izquierda y esto es imposible, ¡me he confundido de ruta!.


Esta es una de las ocasiones en las que pensé que con un GPS quizás no me hubiera pasado, pero sigo pensando que la valoración global de viaje es mejor con mapas, se vive mas el recorrido. Miro el mapa y veo la posibilidad de atajar por una carretera secundaria pero no me atrevo, pregunto y me dicen que mejor por la ruta principal, así que doy media vuelta y hago en total unos 250 Km. extras. Conforme iba volviendo veía como el cielo se oscurecía, ahí estaba mi tormenta esperándome donde la había dejado, ya me parecía mucha suerte la mía...

Después de haber recorrido Suecia pienso que la opción de carretera secundaria no habría sido mala, aunque las carreteras son reviradas tienen buen asfalto (abrasivo), pero sobretodo mucho mas amenas que las autovías, ya que en los países nórdicos autopistas como las entendemos hay pocas.


Para cuando había desecho el camino erróneo eran ya las 19,00 horas, y me quedaban unos 500 Km. a Estocolmo que era el destino premeditado, hasta entonces aun no había hecho una comida, solo en cada reportaje “picaba” algo, me relajo me paro en una gasolinera de una zona que me pareció muy rural, meriendo y tomo un brebaje que por aquí llaman café (el café expreso es una de la cosas que mas he echado en falta en este y otros viajes), pienso que no llegaré al destino, pero da igual....


Pero cuando me subo a la moto, aunque sigue lloviendo con intermitencia, me cambia el humor (¿supongo que a estas alturas ya os he dicho lo mucho que me gusta ir....?, seguro que podéis acabar la frase.), y veo la posibilidad de llegar al destino, “dando caña” a mi compañera, también ayuda el que aquí ya se nota que tarda más en oscurecer .


La autovía y el paisaje es bello de por sí, pero además esta “decorado” con altas columnas en el extremos de las cuales hay diferentes modelos de aviones, desde cazas militares hasta reactores comerciales, con unas inclinaciones que simulan estar en vuelo, un efecto muy logrado, eso es por la proximidad de una factoría de la marca Saab, que como sabrán los versados en cosas del motor además de coches también construyen aviones o motores para estos. Ya que estamos en el tema del motor comentar que a parte de Sabb, Volvo también es sueca, los modelos de esta marca, esos que aquí son coches caros, allí son de lo mas normal, vamos con un Renault aquí (que nadie se ofenda...). Y para cerrar el tema motor (lo siento a mi esto me va ....)los camiones Scania también son suecos, junto con los Volvo son de lo mejor del mercado en este tipo de engendros.

La ruta discurre por parajes muy bonitos, en algunas zonas que por las indicaciones me parecen espacios protegidos la carretera se hace de un carril en un sentido y dos en el contrario alternativamente, esto lo hacen para que el impacto de la infraestructura viaria sea menor. Pero desde el punto de vista de la moto tiene una gran peligrosidad ya que la separación entre los carriles son unos postes de sección en “T” con dos cables de acero a modo de valla, en principio no hay curvas cerradas, pero en el afán de adelantar a algún vehículo lento, para no tragártelo todo el tramo de un solo carril, justo en el cambio de dos a un carril, me lleve algún sobresalto mas que por la proximidad de cable asesino, por la visión que se me repetía en mi mente de lo que este haría con mi cuerpo en caso de impactar...., me moderé y me tomé con más calma.


Después de pasar esta zona más montañosa visiono un gran lago, tan oscuro y grande, que se pierde en el horizonte, esto me hace dudar, será el mar y me he perdido otra vez, pero no, consulto el mapa y ahí esta este inmenso lago. Llueve con mucha intensidad el cielo esta totalmente negro, la zona parece turística esta llena de campings y hoteles, sufro una debilidad y pienso en parar, deben quedar unos 200 Km. a Estocolmo, pero una voz interior me dice: !que pasa con el tío duro de hace unos horas decía lo mucho que le gustar ir en moto haga el tiempo que haga.....¡. Decido continuar y parece que el cielo se compadece de mi, se aclara un poco y aunque no deja de llover esta se calma, es solo una llovizna ligera que ahora me parece agradable. Otra vez la lección de la relatividad, cuando pasas de lo insoportable a lo malo, esto último te parece aceptable...


Por fin llego a Estocolmo, ya es mas de media noche, pienso en no acercame al centro para poder conseguir un hotel tipo carretera o un camping con bungalow’s (no llevo tienda), pero la verdad aunque vuelvo a pensar el en presupuesto prefiero un hotel con ducha en la habitación, estoy muy cansado y aquí tengo previsto dormir dos noches, para visitar la ciudad y recuperarme (era lo previsto y estoy consiguiéndolo). Como que la ciudad sorprendentemente no es muy grande, enseguida estoy en el centro, no veo hoteles, y retrocedo recuerdo haber visto algún Formule One, este está completo, o eso dice el cajero automático que tiene como recepcionista, lástima porque debe ser barato y está bastante cerca del centro, además en el parking hay una BMW LT, española que por la placa porta matriculas, y algún adhesivo, veo que es de Murcia, de un concesionario que se llama Belmonte (como mi segundo apellido), seguro que nos hubiéramos explicado aventuras, por el estado de suciedad que lleva encima deduzco que esta de bajada del Norte. Para los menos leídos en motos, una LT es lo mejor para rutear en una escala del 1 al 10 sería el 10 y mi moto apenas llegaría al 5. Para los mas moteros deciros que yo con una RT ya me conformaría, es más creo que es mejor porque se parece más a una moto y la LT y sobre todo las Gold Win de Honda están más cerca de los coches que las motos.


Sigo buscando y encuentro un Hotel Ibis, es algo mas caro (unos 150 € por las dos noches sin desayuno), pero ya quiero dormir. Además el recepcionista es un italiano que me facilita las cosas, ya que en un principio estaba lleno alguno de los dos días, pero haciendo combinaciones de cambiar las habitaciones de próximas entradas, me consigue una habitación para las dos noches y me busca la tarifa mas ventajosa... ¡buen chico!, es muy de agradecer después de un largo día, creo que sobre las 2 de la madrugada caigo en la cama, pensando que mañana no tengo ni que madrugar ni que andar en moto, y auque ya os he dicho lo que me gusta, también tengo ganas de hacer el “giri” por Estocolmo.


4º día. Domingo, 1-07-07 Escotolmo – Escotolmo 0 Km. o muy pocos. ¡Bonita ciudad¡.


Mi primer 0 Km. Cuando me despierto miro por la ventana y.... ¿sabéis...?, pues si lo que imagináis, sigue lloviendo, pero no pienso ir en moto, para ir al centro el amable recepcionista italiano (¿no duerme...?) me indica donde hay la parada de metro mas cercana, estoy en un barrio de las afueras y el metro por ahí pasa en superficie, mejor dicho elevado. Le pido que me cambié Euros por Coronas (la verdad es que estos países de la Unión Europea que no sean acogido al Euro se pierden una gran facilidad para el turismo y la economía, por una razón nostálgica pero ya desfasada en los tiempos que vivimos), me dice que ellos tienen un cambio muy desfavorable, le digo que no tengo ni para el metro, me indica un cajero automático que hay cerca de la parada. Ya veremos que a veces tanta amabilidad no es lo mejor.


El cajero no me acepta la tarjeta lo cual ya me ocurrió nada má entrar en Suecia en otro cajero, me temo lo peor, pero pienso que debe ser que no tienen conexión on line con Visa o algo así, o sea que vuelvo al hotel, lloviendo, pero de verdad que no me pesa tengo todo el día sin la presión de los Km. Al amable recepcionista le digo que no me importa que su comisión sea alta y que haga el favor de cambiarme ¡ya!, acepta, le doy 50 €, pero dice que no que solo 20 € que la comisión es mucha, y me indica que en Estocolmo en la estación central podré cambiar a mejor precio, acepto por no discutir ¡por dios que interesado esta en la economía de los clientes y no por la de su empresa!, debe ser un buen tipo pero no se si lo quisiera como empleado.


Ya en el metro voy mirando a la gente, hay poca es domingo, pero mayormente son rubios, aunque menos que los que había en las zonas rurales, debe ser la inmigración de las ciudades pienso. En eso que entra un tipo muy moreno que acaba de confirmar mi teoría, de repente deja un papelito en cada asiento del vagón,... ¡claro esta mendigando!, ¡que poco voy en metro!, seguro que aquí también debe pasar cosas así.

Otro detalle que me llama la atención es que veo a mas de una persona con palos de golf en el metro, e incluso en bicicleta, no me imagino la misma imagen en nuestro país, será que aquí le damos un elitismo a ciertas practicas que no debieran tenerla......

Al llegar a la Estación Central puedo cambiar con facilidad ¡por fin!, y con mi tarjeta, lo que me tranquiliza respecto a su funcionamiento. A diferencias de otras estaciones esta es muy agradable con comercios y cafés pero no muy abarrotados, me siento y puedo tomarme un café expreso ¡como Dios manda!, paso un rato agradable saboreándolo, viendo la gente que va de un lado a otro. No sé porque causa me gusta las estaciones, los aeropuertos, las áreas de la autopistas, etc., será porque son muy parecidas todas y esa sensación de lugar conocido me tranquiliza, o por que ya que me gustan los viajes aquí todo el mundo viaja, sea por lo que sea esta en particular era especialmente acogedora.


De Estocolmo no tenia ninguna expectativa en especial, así que me dispuse a pasear sin prisas, sin un programa, acabé en la parte vieja de la ciudad una zona medieval con sus calles tortuosas en forma circular alrededor de una plaza, y con calles trasversales que todas llegan al mar, ya que esta parte vieja esta en una pequeña isla conectada por puentes con el resto de la moderna ciudad.

Me senté en una terraza a comer, apareció en sol, y si ya me gusto la ciudad con sol mucho más, además es un sol que no quema como el nuestro, es muy agradable, había comprado un periódico español en la estación y escuchado mi música en mi MP3 me dispuse en una banco junto a una de las muchas dársenas a leerlo. Así es como debe visitarse una ciudad, no coleccionando fotos y museos, de tanto en tanto levantaba la vista y tomaba conciencia de donde estaba, era un sitio muy bello.

Después de este relax seguí andando hacia la parte nueva de la ciudad, era domingo y me sorprendió que estaba todo abierto incluso grandes almacenes y galerías comerciales, lo cual era un gran contraste con la zonas rurales donde a la seis de la tarde ya no queda una alma en la calle.

Había andado mucho y estaba cansado decidí volver al hotel a descansar antes de cenar. Después de ducharme y descansar, veo que no acababa de oscurecer, y no apeteciéndome cenar en un hotel de un barrio extremo de la bonita ciudad que había visitado, decido ir otra vez al centro pensado que seguramente tardaré en volver. Esta vez iré en moto el centro esta cerca, me apetece el frescor de la noche, y aunque no lo creáis ya añoraba a mi compañera, me daba la impresión que la había

abandonado.

Cuando ya estoy en el centro veo un coche con matricula sueca pero con un distintivo con los colores de la bandera andaluza y la “A”. Me pongo a su lado en un semáforo le pico en el cristal y le digo que me lo explique. Resulta que el tío es de lo más salado, ya que con una acento muy cerrado andaluz me dice que es sueco, pero su voz y aspecto no lo confirmaban, que su madre es sueca y que su padre es de Zara de los Atunes, y esa combinación se refleja en su nombre “Cristían Heredia”, por mas detalle me dice que su padre es gitano. Curioso. Le pido que me indique algún sitio para cenar para acabar bien este día y me indica un local que además de comida hay jazz en vivo, lastima que no estuviera abierto, ya que tenia buena pinta.

En las horas que han pasado la ciudad de ha trasformado esta totalmente vacía, esta claro que es una ciudad de día sin ambiente nocturno. Mi idea de cenar en algún lugar típico se desvanece y acabo en un sitio de comidas rápidas, de marca local. Justo al lado hay un evento desconcertante por la hora por el día (domingo) y por el personal. Resulta que en el país de la rubias me encuentro con una concentración masiva de jovencitas quinceañeras negras y mulatas ¿?, en una especie de casting, en un local medio montar (parece un boutique de moda) la puerta de la cual está vigiladas por musculosos porteros también de raza negra, todo muy subrrealista de verdad..... (pensad que estamos en ¡Suecia!). Con esta anécdota se acaba el día.


5º día. Lunes 2-07-07, Escotolmo – Pitea (en la costa noreste de Suecia) 960 Km. ¡El ataque de los mosquitos¡.


Cabalgo de nuevo...

Salgo como es habitual temprano, la carretera después de unos kilómetros por preciosos campos que te dan la idea que este país también es muy agrícola, debería transcurrir paralela a la costa, pues el mar nunca lo ves y es que no es una playa o acantilados es una secuencia interminable de lagunas e islitas que hacen que no exista una línea de costa continua, todo ello lleno de abetos y salpicado de casetas de madera de campings o de pescadores todo muy idílico. Solo hay un detalle que rompe la lírica y son la gran cantidad de mosquitos que se te aplastan continuamente en la visera del casco, la cúpula de la moto y también la ropa, botas etc.


Aquí entra en acción otro de los truquitos que me preparé antes de salir, en un bolsillo muy accesible de la bolsa sobre-deposito, llevo una bayeta empapada en limpia-cristales, que de tanto en tanto paso por la visera y así me ahorro una parada para limpiarla, porque la verdad es que continuamente debes estar haciéndolo si quieres tener una buena visibilidad.


Pese a latitud en que este fue un día caluroso, en el que se agradecía que de tanto en tanto caía algún chaparrón, que además te aliviaba de los mosquitos, pero esto me obligó a estar continuamente cambiándome de equipación. Ya tan al Norte me di cuenta de un efecto que me despistaba mucho, cuando ya son las 7 o 8 de la tarde tenía la sensación que refrescaría, en alguna parada me abrigaba algo más, pero son esas las hora de más calor del día.

Era lunes, y al final pude contactar con mi banco para que me aumentarán el saldo de la única tarjeta de crédito hábil que disponía, lo intenté el viernes pero resulta que era fiesta local en la población de mi banco. Me quedé mas tranquilo porque además resulta que mi esposa el domingo había iniciado un crucero por las Islas Griegas con sus amigas (recordáis que al principio os decía aquello de la madurez y la libertad de hacer lo que te apetece sin obligar a tu pareja a seguirte, pues eso no era solo para mi....), y esta tarjeta que me quedaba es compartida con la suya, no era cuestión de dejarla también tirada sin dinero a ella.


Voy a insertar un comentario que no es del viaje. A pesar de querer estar solo en este en este periodo, en la vida es muy importante tener buenos amigos y saber relacionarse, esto viene a la facilidad con que con una sola llamada y si más preguntas desde mi banco me solucionan las cosas, y eso no es la entidad, eso es la confianza que las personas damos y nos dan, desde aquí un reconociendo a JJ (no sea que en su entidad no crean que este es el procedimiento correcto), que no solo en este fácil caso me ha echado una mano, si no que en situaciones mas complejas se ha “mojado” por mi, por lo que no solo tiene un cliente para toda la vida allí donde el trabaje, si no lo que vale más un amigo dispuesto a devolver los favores que me ha hecho.


Volviendo al viaje pero sin dejar la clave emotiva, ese día hago una llamada al móvil de mi tío Gabriel (como yo), por mi madre sé que esta con su autocaravana por Noruega, después de la sorpresa de mi tía María y de mi tío, nos situamos en el mapa, el me dice que está llegando a NORD KAPP, le digo donde estoy, que me espere que en dos jornadas estoy ahí, me dice que imposible, pero que me espera, y yo le digo con algo de chulería: ¡Tío, que si, que yo me hago 1.000 Km. al día en moto y como si nada¡. Ya sabéis que los tíos son como unos segundos padres, mi tío que es mi padrino y mi tía que aun me llama “Gabrielin” ¡¡con 50 años!!, me dan todo tipo de consejo, que no corras etc., etc....


Lo de la emotividad del encuentro con mis tíos lo entenderéis si os digo que están jubilados, desde Septiembre del año pasado están recorriendo el mundo, y yo añadiría que la parte mas peligrosa de este ya que han estado en países como Mongolia, Afganistán, Kazajstán, Irán y si no ido a China es porque no sé que problemas tuvieron con su visado que no les dejaron entrar. ¡Eso es una aventura y no mi vueltecita por el Norte de la Europa civilizada!.


Siguiendo con el viaje, me llama la atención los muchos camiones de troncos cortados que veo, a diferencia de los camiones de aquí allí son mas largos, el remolque trasero es de unos 12 metros (como en de los tráileres de aquí pero con ejes delante y detrás) este está enganchado en una camión de tres a cuatro ejes que seguro que hace unos diez metros, creedme que todo el conjunto es realmente largo, hay calcular bien el margen antes de adelantarlos, ya que por aquí ya se han acabado las autovías y todo son carreteras de doble sentido, la parte buena es el olor a madera recién cortada que desprenden cuando te los cruzas, sobre todo cuando estas a su rebufo.

Otra de las teorías que en la soledad de mi casco desarrollé, es que si se pusieran de acuerdo reducirían el transito de estas moles de la carretera, ya que unas iban y otras venían, todos con troncos aparentemente iguales, ya se que es un tontería pero tantas horas dan para pensar en todo......Mas surrealista es otro de lo pensamientos que desarrollé a la vista de los muchos camiones amarillos de la empresa de paquetería DHL, también de muy grandes dimensiones, que circulaban, ¿cómo es posible que haya tantos en una zona no muy poblada?, como que estaba de camino de Rovaniemi donde según la leyenda vive Papa Noel me conforme con la idea de que ya estaría preparando la campaña de Navidad... (pensad lo que querais...)




En una de las paradas que hago para hacer unas fotos de un lago idílico (como todos... fotografiarías todo lo que ves), se me acerca un camionero que resulta ser de Burgos y trae una maquina enorme para una ciudad cercana a la frontera con Finlandia, lleva seis días de ruta y aun le queda uno, me dice que en Estocolmo también vio otra moto española y por los detalles que me da advino que debe ser una BMW GS1200, y pienso “lo encontraré en la ruta”.

Y el día lo acabo en un camping con bungalow, son casi las dies de la noche y es totalmente de día incluso hace calor y en consecuencia hay millones de mosquitos, en la recepción del camping compro unas espirales que se les prende fuego y el humo que desprende prometen que ahuyentará a los mosquitos me lo llevo sin mucha fe, pero el resultado es espectacular después de un rato dentro de mi cabañita (muy mona) no hay ni un mosquito. Duermo bien aunque no hay cortinas y no oscureció prácticamente. El precio es muy bueno unos 30 €, pero el tener que desplazarme a las duchas y los lavabos no me va, me estaré aburguesando de joven no me molestaba, esté fue el único día de camping.


6º día. Martes 3-07-07, Pitea – Utsjoki (en la Frontera Finlandia-Noruega) 780 Km. ¡Motars compatriotas y los primeros renos......¡.


El tiempo sigue con la tónica del día anterior, bastante calor (los lugareños me confirman que no es habitual), y de tanto en tanto un chaparrón, que me obliga a ir cambiando equipación, pero como ya dije descansas de la plaga de mosquitos que cada vez se hace mas espesa.


Como ya alardeaba en día anterior ocurre lo que vaticiné: Ya he comentado que en mi misma dirección adelanto o me adelantan (lo digo como posibilidad pero creo que esto último no ocurrió nunca, y no es una pedancia, es un dato estadístico, aunque también es cierto que iba rapidillo...) pocas motos, es por ello que al ver a lo lejos una silueta de motorista que por la posición (erguida) y por el conjunto de maletas me parece que es un BMW GS, acelero algo mas y en breve momentos estoy a su rebufo, miro la matricula y veo la “E”, ¡es el solitario que me había comentado el camionero ayer!. Comentar que la mayoría de la matriculas de los países la a UE son similares, pero muy en especial las de Suecia y Finlandia con las españolas, con lo que para diferenciarlas tienes que fijarte, pero yo ya estaba advertido...

Le adelanto y le hago un gesto para que mire mi matricula, le hago otra indicación para parar en un ensanchamiento del arcén. Cuando nos detenemos, con las motos en paralelo y aun con el casco aun puesto, lo primero que le digo (con algo de chulería, ya me vais conociendo....): “sabía de tu existencia, y sabía que te encontraría...”. Quedamos en parar en algún lugar para tomar un café, era aun por la mañana.

Paramos en un café de pueblito muy cerca de ya de la frontera con Finlandia. La verdad es que aunque el y yo hemos decido ir en solitario hace una gran ilusión poder hablar con alguien que en principio comparte muchas cosas contigo. Pues Cosme, que es de Bilbao, tenían previsto ir con su hermano pero este al final no pudo y como esta en la misma franja de edad que yo decidió que ahora o nunca, así que no se lo pensó y aquí estamos hablando de las motivaciones de nuestros viajes a mas de 4.000 Km. de nuestros hogares.

Decidimos ir unos kilómetros juntos, aunque el dispone más días y se lo toma con calma, además a mi me están esperando mis tíos en CN, pero me apetece seguir la estela de otra moto. Cruzamos la frontera de Finlandia, y en el primer repostage, decidimos ir a nuestro ritmo (¡hay que ver como somos los solitarios....! ), estamos cerca de Rovaniemi, ciudad donde, además de estar límite de Círculo Polar Ártico, la tradición dice que es la patria se Santa Claus o Papa Noel, y hay una especie de parque temático, que Cosme quiere visitar ya que él no volverá por esta ruta, sin embargo yo lo puedo hacer a la vuelta, y ahora me están esperando en CN.

En efecto unos kilómetros mas adelante veo el montaje que tiene en el lugar donde teóricamente reside Papa Noel, pero yo sigo mi camino, sabiendo que seguramente en CN volveré a ver a Cosme. Ya es la hora de comer y paro en un restaurante de carretera en el cual me llevo dos sorpresas, o mas...


La primera es que cuando me acerco veo que es un restaurante ¡Chino! en una carretera de Finlandia, pero como que tengo hambre pienso, ¡que mas da!, y la segunda es que el único vehículo que hay aparcado en frente es una gran Harlye Dadvison (a partir de ahora HD), con matricula ¡Española!, lo que son las causalidades podría a ver pasado de largo, cuando vi que era un chino me dieron intenciones de acelerar y buscar otro sitio, pero no.....


Me decido a entrar y pienso que me encontraré a un obeso, calvo y tatuado, pero ya que somos motars y estamos tan lejos de casa lo suyo será echar una charla. Pero mas sorpresas me encuentro a una jovencisima pareja, que de entrada no me cuadran con su moto. Me acerco y les digo, “que tal” y Miguel, que así se llama la parte masculina de la pareja, haciendo gala de buen humor y mente ágil (después de contemplarme con el aspecto inequívoco de muchos kilómetros encima) dice: “ya ves por aquí dando una vueltecita”, me encanto ese sarcasmo....


Hago un tímido intento de sentarme en la mesa contigua, ya que percibo que están en esa situación que solo es para dos: en efecto están en viaje de novios (¡bingo!, lo he acertado...), pero insisten, les digo que se arrepentirán ya que soy un poco palizas. Nos contamos las rutas y el porque de nuestros viajes, Nazaret (bonito y original nombre de la parte femenina) y Miguel son unos auténticos moteros, que han hecho a lomos de su HD en los últimos 4 años más de 100.000 Km., todo un récord. Viven en Madrid, y trabajan en la banca, como os decía no dan el perfil de los de las HD, pero son de lo mas autentico en moteros que me he encontrado.


En la conversación sale el tema de los renos, ya que yo estaba un poco frustrado ya que solo los había visto en las señales de tráfico. Me dicen que seguro que los veré, que ellos ya han visto varios. ¡Vaya si los veré!. Ellos salen antes que yo ya que me indican que pese a su juventud se toman las cosas con calma, les digo de la existencia de Cosme y les sentencio. “ya os encontrareis”. Me quedo también con el convencimiento de que nos veremos en CN o durante la ruta.

Me retraso mucho en salir, una pena ya que después supe que Miguel se hartó de esperarme para fotografiarme en mi “bautizo de renos”, ya que a pocos kilómetros de ahí me harté de ver y esquivar renos......
En una parada vi, o mejor dicho oí el, po...po...po.., de la gran HD de Miguel y Nazaret, pero una pena ellos no me vieron, pensé que ya les alcanzaría, pero eso no fue posible ya que después he sabido que no hicimos la misma ruta, esa fue otras de las veces en que seguramente un GPS me hubiera ayudado, mi planificador de ruta me daba las opciones de carreteras principales y ellos (también Cosme) atajaron por una ruta secundaria que te ahorra unos 150 Km. A la vuelta la tomé y la carretera era tan buena y mejor que la que hice.

Nos obstante no me arrepiento ya que lo que si puedo asegurar es que el paisaje, aunque mas revirada la carretera es de los mejores de todo el viaje: lagos, renos, mas renos, cada curva te sorprendía con una foto mejor que la anterior. Además viene a parar en un Hotel en la misma frontera con Noruega en el cual me atendieron muy bien, y eso cuando llegas con el cansancio de la carretera es muy de agradecer.

Repostando en una gasolinera con un pequeño hipermercado al lado, se me acerca un joven que chapurrea el español, le pregunto como es eso, me dice que lo aprendió en el colegio, ya que el inglés para ellos es casi idioma materno (por ejemplo no traducen ninguna película inglesa, solo las subtitulan) y que deben escoger otra lengua en los estudios (también me comentaron lo mismo en Suecia). El joven en cuestión me comenta lo caro que es Noruega y que por eso hay este supermercado en la misma frontera, en una población tan pequeña que no lo justifica. Esto me hace decidirme a hacer noche ahí antes de adentrame en Noruega.


Pues lo dicho el hotel era una combinación de Camping-Hotel, me ofrecen una especie de bungalow con dos habitaciones que comparten una cocina y lavabo, veo que mis vecinos son pescadores por los aperos que tiene en la cocina. Aunque no llegué a verlos nunca ya que a estas alturas de norte ya no oscurece prácticamente y estos aprovechan lo que aquí sería noche para pescar.


Me ducho y voy al restaurante, a cenar, es una sensación rarísima ya que son casi las once y el sol esta en todo lo alto, el lugar es muy bonito con una vistas sobre un río en la cual veo pescadores, todo el local está decorado con fotos de grandes pescados, con los kilos, la fecha y nombre del pescador. Envío un sms a un amigo pescador para ponerle los diente largos .Me gusta el sitio es acogedor. Decido darme otro homenaje como el Dinamarca, ya han pasado muchos Km. por mis posaderas y me lo merezco. Problema: la carta esta en Finés y no hay quien la entienda. La solución: una amble y guapa joven (aunque no rubia como pensareis...) que viendo mi apuro intenta ayudarme, al decirle que soy español, con mucha dificultad me explica que ella en el cole también lo estudió, vaya solo debe haber dos en todo el país y los he encontrado en el mismo día. Al rato me trae de su puño y letra traducida con mas voluntad que acierto la carta de primeros, y después lo mismo con la de segundos, nos os lo vais a creer, pero es cierto, hay cuatro o cinco platos en cada grupo y en todos o hay salmón o reno....., en sus distintas variedades, que si sopa de salmón y a continuación sopa de reno, que si salmón grillé o reno grillé y a sí sucesivamente. Reduzco mi homenaje a un solo plato, de salmón que verdaderamente estaba delicioso.


Me propongo ir a dormir, aunque parece el mediodía. Siguen sin poner cortinas opacas, no lo entiendo pero ya me he acostumbrado. Para combatir la luz hago algo que puede parecer extraño, pero me pongo música en el MP3 (que sería para evitar ruidos...) pero ya me ha dado anteriormente resultado, debe ser que confunde los sentidos..... Pero antes, (iba a decir de apagar la luz.. que tontería), de dormirme preparo unos borradores de sms’s, para enviar, cuando llegue a CN, a mis amigos y uno muy especial para mi mujer y mi hijo, ellos si que saben bien las ilusiones que he puesto en este viaje-sueño. Es un momento muy especial para mi, de los mas emocionantes del viaje, se me saltan las lagrimas, mañana llegaré a NORD KAPP.....,pero recordad: "la verdadera aventura esta dentro de nuestras cabezas".


7º día. Miércoles, 4-07-07 Utsjoki (en la Frontera Finlandia-Noruega)- NORD KAPP (Noruega) 475 Km. ¡El destino, un sueño cumplido...¡.


Como es habitual madrugo, desayuno en el mismo restaurante con vista en el cual cené ayer, curiosamente la luz y el paisaje son iguales. A las 7,30 horas ya estoy subido en moto, a escasísimos metros del hotel-camping hay un bonito, pero no muy grande puente en el cual se encuentra el límite entre Finlandia y Noruega. Por primera vez estoy en Noruega, lo primero que observo es que las carreteras son peores, el asfalto sigue siendo abrasivo, pero esta peor mantenido, hay bastantes baches.

También cambia rápidamente el paisaje, ya no hay tantos abetos, los lagos han desaparecido, es mas montañoso, en los picos de estas montañas hay clapas de nieve, pero yo no siento frió, el tiempo es soleado y con temperatura muy agradable, yo creía que a estas alturas las temperaturas serían mucho mas bajas. Llevo encima mucha ropa que no utilizaré, calcetines de esquí, dos forros polares de alta montaña etc., no obstante para no confundir a próximos viajeros, este tiempo no es normal y obedeció una situación meteorológica excepcional.


Las carreteras están prácticamente vacías no me cruzo con nadie, pasan muchos kilómetros hasta que veo una gasolinera, pienso que esta es una circunstancia que debo tener presente a partir de ahora. Reposto, aun no son las nueve de la mañana y los bancos están cerrados, cambiaré moneda mas adelante. Noruega, no es que no tenga Euros porque no este dentro de la zona Euro, es que no pertenece a la Unión Europea, si entrar en el porque de esta decisión de los Noruegos, me sorprende al igual que en Dinamarca y Suecia las dificultadas para cambiar en moneda local que existe, no hay oficinas de cambio en las proximidades de las fronteras, lo cual debe indicar el poco interés que muestran en el desarrollo del turismo.


Una vez pasado Lakselv, que es la última población de cierta entidad, ya veo el mar en un gran fiordo que queda a mi izquierda, el paisaje es espectacular, a mi derecha hay altas montañas con sus cimas blancas. De tanto en tanto unas pocas casas de madera en la costa, pintadas de rojo Burdeos principalmente, con pequeños barcos pesqueros fondeados en sus bahías y unas estructuras de madera que son secaderos para el pescado.

Paso por algunos túneles muy mal iluminado, húmedos y con una temperatura muy baja en su interior, en la entrada de uno de estos hay una gran manada de renos que

refugiándose del sol se ha metido ahí dentro, no se mueven y debo parar la moto y junto con otros automovilistas que hemos quedado bloqueados fuera o dentro del túnel intentamos abrinos paso entre la más de cincuentena de animales que muy tranquilamente van apartándose. En uno de estos túneles tiene una pendiente grande de descenso y ascenso, es el mas largo, de peaje, pasa por debajo de un estrecho de mar y es el que te lleva a la isla en la cual esta CN.

Ya quedan muy pocos kilómetros, unos 30, en Honningsvag (impronunciable) ,ultima población, reposto y me propongo hacer el último tramo. La carretera va subiendo suavemente hasta llegar a una meseta en la cual el viento ya sopla fuerte, el paisaje mejora en cada curva: prados verdes, pequeños lagos como consecuencia del deshielo de las zonas que aun estas nevadas lo que provoca pequeños torrentes.


Una última subida de la carretera me lleva hasta una explanada el la cual ya veo las garitas de entrada al complejo que han montado en este recóndito lugar. Paro la moto justo al lado del indicador de “Norbkapp”, bajo con el motor parado, “ya he llegado”, esta todo en silencio respiro profundamente, se que me están esperando, pero debo saborear solo este momento, por mi cabeza no solo pasan los últimos días, sino que pienso retrospectivamente toda las veces que me he visto aquí, siempre en moto, que se remontan a mas de treinta años, desde que tuve mi primera moto de ruta.


Después de mi “momento de gloria” me dirijo al parking, previo pago del peaje valido para dos días, y ahí estaban mis tíos, Gabriel y María, frente a su autocaravana, bajo de la moto, y si quitarme el caso me abrazo a ellos, mi tía insiste en llamarme “Gabrielín”, en este momento se me mezclan la emoción de llegar a mi destino-mito y ver a mis tíos después de mucho tiempo, además sabiendo que ellos llevan un largo viaje por medio mundo, con muchas aventuras, y que yo soy el primer familiar que ven en mucho tiempo.


Después de mi “momento de gloria” me dirijo al parking, previo pago del peaje valido para dos días, y ahí estaban mis tíos, Gabriel y María, frente a su autocaravana, bajo de la moto, y si quitarme el caso me abrazo a ellos, mi tía insiste en llamarme “Gabrielín”, en este momento se me mezclan la emoción de llegar a mi destino-mito y ver a mis tíos después de mucho tiempo, además sabiendo que ellos llevan un largo viaje por medio mundo, con muchas aventuras, y que yo soy el primer familiar que ven en mucho tiempo.

Como decía al principio de mi relato, la aventura está en el viaje y no tanto en el destino, y este viaje no es una excepción. Ya que debo reconocer que pese a que tenía este lugar idealizado, el tinglado turístico-mercantil que han montado no es de mi agrado. Intentado impactar lo menos en el paisaje (lo cual es de agradecer), debajo del edificio que existe han excavado en la roca unas galerías, en la cual hay tiendas de recuerdos (a unos precios desorbitados), restaurantes, sala de proyección de un reportaje multimedia bastante recomendable, una capilla, algunos rincones con alegorías a visitantes ilustres como la del rey de Sian a principios del siglo XX, y una gran sala en forma de anfiteatro con mesitas y decoración tipo cabaret, con una gran cristalera incrustada en el acantilado, para poder ver el “sol de media noche” a resguardo. En fin que yo esperaba un lugar agreste y mira con lo que me he encontrado....


Ya visitado todo ello nos juntamos en otra autocaravana de unos Navarros que también están de turismo, tomamos una botella de cava para celebrar “algo”.... .Antes de comer en la autocaravana vuelvo al edifico ya que tengo un presentimiento que veo cumplido, voy al restaurante self service y efectivamente ahí están Miguel, Nazaret y Cosme que como vaticiné se han encontrado, han recorrido los últimos km juntos. Nos ponemos al día de nuestras ultimas horas, después de comer vendré con mis tíos a tomar café (o a lo que allí así llaman), como ya les he adelantado algo de las aventura de ellos están deseando preguntarles.


Durante estas horas de permanencia en NORD KAPP estoy recibiendo muchos sms´s en respuesta al que yo he enviado (fotografía testimonial incluida) a mis amigos y familia informado de mi llegada al destino. El nivel de creatividad y/o humor de mis amigos me alegra, pero sobre todo los mas emotivos los de mi mujer, que nos seguimos sobre un mapa mental nuestros respectivos viajes (ella esta recorriendo las Islas Griegas en un crucero como comenté) y el de mi hijo muy poca dado (por otra parte natural a su edad) a reconocer los meritos de sus padres, que es de lo mas cariñoso y conmovedor.


Cuando nos juntamos todos los “aventureros”, Miguel, Nazaret, Cosme, mis tíos y yo mismo, en este apartado lugar de los confines de Europa surge un buen clima que se puede palpar, somos de edades diferentes, Nazaret de forma casi insultante aun no ha llegado a la treintena, Miguel solo la sobrepasa por poco, Cosme y yo somos los de la edad de Oro, y mis tíos están por encima de la edad de jubilación, pero a todos nos mueve el interés por los viajes con “algo de riesgo”. Las aventuras de mis tíos fascinan a mis nuevos amigos, explica historias principalmente de Irán y Afganistán, que nos hechizan unos con pasajes de evidente peligro para ellos y otras de la ingenuidad y ternura que generan algunos habitantes de estos países envueltos en guerras de intereses que les son totalmente ajenos.


Además tanto Cosme, pero sobre todo Miguel están muy al día de todo lo concerniente a las autocaravanas, y parece ser que la unidad de mi tío Gabriel tanto la marca como la preparación que hizo para el viaje es algo serio. En todas estas conversaciones se nos hace tarde, que solo puedes apreciar si miras el reloj. Decidimos bajar a Honningsvag, donde pensamos ir a otra de las atracciones de la zona el Ártico Ice Bar, que es un Bar en que la barra las mesas he incluso los vasos son de hielo.


Mis tíos declinan mover su autocaravana, y solo vamos los “jóvenes”. Dejo todas maletas y equipaje en ella, y por primera vez, y única en todo el viaje, pude disfrutar de una carretera de curvas (creo que debe ser la carretera mas bonita para ir en moto que he visto) sin el sobre peso del equipaje. Mis amigos también van libres de peso extra, lo han dejado en el hotel en Honningsvag. Esta bajada es otro de los momentos “mágicos” de mi viaje, a los que os gusta esquiar comprenderéis mis sensaciones, es como si bajaras por una pita de mas de 30 kilómetros de largo. Mis compañeros “esquían” con mas prudencia que yo, me adelanto y voy esperándoles para hacer fotos en marcha, todo ello con unos paisajes increíbles (lo veréis en las fotos). ¡Una gozada!

El Ártico Ice Bar esta regentado por un español, José Mijares, de Palencia en concreto, nos trata de maravilla nos explica los motivos que les han llevado al “fin del mundo”. Este bar esta en un especie de hangar que hay junto a un muelle del bonito puerto de esta población de nombre impronunciable, y consiste en una recepción con recuerdos y una cámara frigorífica de unos 150 m2 que a mas de 5º bajo cero mantiene una estancia con las paredes y todo de hielo de distintas texturas y transparencias, en una proyección multimedia te explican como se corta y transporta desde los lagos de la Laponia. Todo muy curioso por estar donde estar, y por la historia que hay detrás.

Después de la visita cenamos en un restaurante que nos aconseja José Mijares, que resulta de lo mas agradable. Buenas vistas sobre el pintoresco puerto, buena comida (por supuesto salmón), y mejor conversación. Todo ello en la confusa atmósfera de pleno sol a las once de la noche.

Para rematar el día volvemos a subir a las instalaciones de Nord Kapp a cumplir con la obligada ceremonia de contemplar el “sol de medianoche” desde este lugar. Conforme subimos las nubes hacen lo contrario, o sea que para cuando llegamos al lugar esta todo cubierto de una especie de niebla espesa, que hace que aunque no se aprecie con nitidez el sol alto sobre el mar, este se proyecta sobre las nubes bajas como una esfera que emite una luz espectral, que si cabe aumenta la sensación mágica del momento.

Yo me quedaré a dormir el este lugar en la autocaravana de mis tíos, debo despedirme de Nazaret, Miguel y Cosme, sabiendo que ya no coincidiremos mas en la ruta, por lo menos en esta, ellos bajarán por la costa noruega y yo volveré por Finlandia. Aunque soy un “motorista solitario” han sido una muy buena compañía, los echaré de menos en las largas jornadas de carretera que aun me quedan.


Ya dentro de la autocaravana el viento sopla con fuerza sacudiéndola continuamente, pienso en mi moto, espero que no la derribe, la he dejado a resguardo de la propia autocaravana. Antes de dormir repaso mentalmente las últimas horas vividas en NORD KAPP y me duermo feliz: “Ya he cumplido mi sueño de muchos años”

Mañana: mas kilómetros.......


8º día. Jueves, 5-07-07 NORD KAPP – Oulu (en la costa báltica finlandesa) 950 Km. ¡El inicio de un calvario...¡.


Nada mas dar al contacto veo que no se apaga la luz de chequeo de los frenos (mi moto dispone de un sistema electrónico de servo freno), pero no le doy mucha importancia ya que a veces tarda un poco y se apaga pasados unos metros. Pero esta vez esto no ocurre y en la primera frenada que tengo que hacer ya en la carretera de descenso, en medio de una cerrada niebla, veo como la trayectoria se alarga, un poco más y estoy pastando en los bonitos prados que me rodean.

En cuanto desciendo lo suficiente para dejar atrás las niebla, me paro e intento investigar la avería, busco la central de conexiones y fusibles, toqueteo todas las conexiones, las rocío con spray antihumedad, no vaya a ser que la intensa niebla haya penetrado, y nada.....pues a seguir hasta algún lugar “civilizado” donde puedan reparármela. Un lástima ya que esta es una gran carretera para apurar frenadas y ahora debo estar muy atento, ya que para detener la moto en mas del doble del espacio habitual, debo hacer un esfuerzo sobrehumano en la maneta y el pedal, además no me funciona el ABS al cual cuando te acostumbras lo echas en falta.


Voy bajando con dificultad, esquivando renos (que hay a cientos..) hasta el primer lugar civilizado que encuentro, Lakselv a unos 200 Km.… y allí en un taller de motos de nieve, por esos lares no existen de motos normales y vía Internet vemos que el concesionario BMW mas cercano (ellos no saben repararla…) es en Noruega a unos 500 Km. o en Finlandia a 700 Km., me decido por este ultimo ya que esta en mi ruta predeterminada y puesto a sufrir ya me da igual.


En una gasolinera aun en Noruega, pero cerca de la frontera con Finlandia, coincido con dos italianos, cuyas motos ya vi en CN con un rotulo en el parabrisas: “ROMA-NORD KAPP-ROMA”. A que no impresiona, pero si te digo que las motos eran dos ¡Scopy! la cosa ya cambia. Para los no entendidos son dos escooters de máximo 150 cc. Les comento que el hecho de ir en solitario aumenta la dimensión de la aventura, pero que el hacerlo en sus monturas me parece más meritorio, Filippo, uno de ellos, me propone que el año próximo lo haga yo en solitario y en escooter.... ¿igual me lo pienso....?



Volviendo al trayecto, esto es un calvario, mas renos…mas lluvia…,y cuando no llueve millones de mosquitos…., también tengo los neumáticos en las últimas, debido a lo abrasivo del asfalto, supongo que para contrarrestar la nieve y el hielo del invierno. Además en Finlandia no hay autopistas todo carreteras con sus camiones , sus semáforos, sus rotondas etc.…


Para completar el sufrimiento, en una carretera no muy circulada me quedo sin gasolina, ¡y no se ha encendido la luz de reserva!, supongo que mi avería es eléctrica y también a afectado a este testigo. Pues allí me tienes esperando que pase alguien y se apiade de mi. Los fineses son gente de buen corazón, pues después de un rato el primero que pasa no solo me acompaña a una gasolinera, si no que me regresa hasta mi moto, con una lata especial para transportar gasolina que ya no me abandonó en todo el trayecto, a modo de reserva extra, y que tuve que volver a utilizar.


En Rovaniemi intento visitar el parque temático de Santa Calus, pero esta cerrado, son algo mas de las ocho de la tarde, pero el sol esta en todo lo alto. Quizás mejor así, es un sito para "guiris", y llevo bastante retraso en el horario.

En resumen llego a Oulu, que así se llama la ciudad donde hay un concesionario BMW, busco un hotel, parece caro, pero no discuto el precio, era la una de la madrugada, había salido a las 7 de la mañana de Nord Kapp, al final mi marcador indicaba 950 Km. .... ¡Un día duro de verdad.....!


9º día. Viernes, 6-07-07 Oulu - Helsinki (Capital de Finlandia) 930 Km. ¡Aunque parezca mentira peor día que el anterior...¡.


Madrugo me presento en el concesionario, que es de varias marcas, e incompresiblemente me dicen que el mecánico de BMW está de vacaciones y que no viene hasta la semana próxima (esto era un viernes). Después de insistir me lo creo, pero les digo que me cambien los neumáticos, en principio me dicen que el lunes, alegando que tienen las horas dadas, me cojo un “cabreo”monumenta, les digo si no son sensibles a que he hecho mil Km. sin frenos, que tengo que continuar viaje, y que a ver si no me pueden tratar algo mejor que a uno de esos domingueros que han pedido hora para cambiar el neumático de su moto para ir a tomar café con la novia el domingo por la mañana. El "chaval" de la recepción creo que se “acojona” y me dice que bueno, pero al rato me cometa que solo me cambian el delantero (que es el que esta mejor..), bueno no veas como me pongo…. y vuelve a hacer efecto y deciden cambiarme los dos. Me pactan con un concesionario de Helsinki que me atenderán el lunes la a las 13,00 horas ??, se ve que esto de pedir hora en este país es muy serio….

¿Os acordáis de la pieza del casco que no puede conseguir en Lyon?, pues aquí en el “fin del mundo” en una tienda de accesorios de motos que vi pasando la pido, la sacan, me la colocan en el casco, como si nada... ¿?. Mas sorpresas. Pese a mi “cabreo” por el show de los neumáticos tengo que reconocer que el precio es mejor que el me cobrarían nuestro país. Me cobraron 319 € por dos Pilot 2 de Michelín colocados y las ruedas equilibradas. ¡Pero atención a la siguiente historia¡: Resulta que cuando he vuelto he leído un aviso del fabricante de los neumáticos diciendo, que los de este modelo con la leyenda “Made in France” son defectuoso y se deben cambiar, rápidamente pensé que con mi suerte los míos seguro que eran de los malos, al ir a comprobarlo resulta que son “Made in Spain”, ¡toma ya....! que me lo expliquen... a más de 6.000 Km. ¡y mas baratos!, ¡vivir para ver!.


Bueno otra vez en ruta sin frenos, pero con neumáticos nuevos, mas lluvia, algún reno, cada vez menos, cada vez mas pueblos, semáforos, rotondas, rádares, mas transito.... Se nota que cuando mas al sur hay mas población....


En una de mis paradas, como no en una gasolinera, en la que aprovecho para comer algo, estoy bajando de mi moto totalmente empapado (la lluvia ya sabéis, no para.....) y tras la cristalera veo una niña pelirroja que me saluda con la mano, devuelvo el saludo, me fijo que lleva un jersey de angorina rosa, pienso ¡que atrevidos que son los niños!.....(y que horteras sus padres ¡como la visten!). Cuando entro cojo mi bandeja con mi comida y la niña que creía haber visto me dice que me siente en su mesa. Observo que en una de las sillas hay un casco de moto, una chupa motera de color rosa, y la niña que creía, pese a ser muy joven, no eran tan niña, llevaba enfundados unos pantalones de cuero también ¡rosa!. Y su interés por mi se limitaba a mi condición de motero y al hecho de ¿que hacíamos los dos circulando en un día tan poco propicio?.


A la pelirroja, que se llamaba Tara, y con las dificultades del idioma le expliqué mi aventura, ella me comentó que era de Helsinki, a unos 350 Km. de donde nos hallábamos, y que estaba de fin de semana. Valiente la chica, sola y con esta meteorología. Una vez satisfecha su curiosidad y apetito, se despide de mi, pero yo seguía teniendo interés por ver que moto pilotaba con ese atuendo, le pido que me deje fotografiarla con su “moto bike”. Detrás de un surtidor ahí veo lo que me faltaba, una Harley Davidson Sporter bastante modificada, y de ¡color rosa!. Lástima que cuando la fotografío ya se ha enfundado parte del mono de lluvia que era negro, seguro que si viaja muchos mas días lluviosos busca un mono rosa. Veo que toma la misma dirección que yo tomaré cuando acabe mi comida, y pienso que seguro que nos volveremos a ver...., y esta vez me equivoco nunca más vi a la “chica de rosa con su HD rosa...”

Vuelvo a la carretera, sigue lloviendo, como comentaba anteriormente cuando mas al sur desaparecen los renos, pero se intensifica el transito, es fin de semana y aunque llueve veo algunas motos, principalmente de estilo custom. De tanto en tanto algún susto en alguna rotonda al intentar frenar y no recordar la poca potencia de mis frenos, aunque paulatinamente empiezo calcular correctamente la distancia necesaria para detenerme y solo en las frenadas no previstas sufro algún sobresalto.


En una gasolinera, que como curiosidad disponía de una colección importante de campanas, coincido con una pareja de moteros polaca, comentamos nuestras rutas.

Después de algún repostage mas llego ya oscureciendo a Helsinki, estoy a casi 2.000 Km. de Nord Kapp y aquí ya hay noche. Pero en este punto vuelvo a tener problemas, esta vez por culpa mía no de la moto, resulta que al llegar al hotel no encuentro mi cartera con el dinero y la visa. Deduzco que la he perdido en el ultimo repostage a unos 135 Km. En el hotel no me quieren registrar sin visa o dinero, y dadas la dificultades para hacerme entender (mi ingles es muy básico) decido que me pongan con la Embajada española. Me sale un contestador que me dice el horario, es viernes por la noche ¡que me pensaba!, pero cuando estaba a punto de colgar la voz me dice que hay un teléfono de emergencias..., ¡seguro que lo mío lo es!. Lo marco, y allí en un teléfono móvil de emergencia una persona súper amable (Elena Liaño) me hace gestiones para averiguar si se ha encontrado mi cartera en el área de servicio que le indico, después de varias llamadas me dice que no la encuentran, yo ya me veo anulando la visa, pidiendo a algún familiar que me envíen dinero (recordad que mi mujer esta también fuera de casa) por una agencia y abortando el resto de mi viaje para coger el ferry que va hasta las cercanías de Hamburgo, para regresar los más rápido y barato posible. Pero tengo una intuición, le digo que es posible que el área en que ha preguntado no sea la correcta, le doy detalles de esta, en concreto una maqueta de un puente que hay justo al lado. Elena con mucha paciencia llama hasta a tres áreas y en la ultima le confirman que allí la tienen, ¡y con el dinero! unos 300 €, los fineses son personas muy legales de lo cual yo ya me di cuenta durante el viaje. Pero para recogerla debo ir yo en persona e identificarme, hay dinero y tarjetas de crédito, después del susto me parece perfecto.


Respiro hondo y me relajo, que mejor que una ducha para despejarme antes de iniciar la ruta inversa, unos 270 Km. extras en un día ya duro. Aunque os parezca mentira me siento bien, ya que he afrontado la situación con cierta serenidad, pensando y sin precipitarme lo he solucionado, aunque ahora requiere un esfuerzo físico adicional lo doy por bueno. Veo que ya es totalmente oscuro, pero ha dejado de llover, decido sustituir los incómodos pantalones de cordura por una tejanos, manteniendo el resto del equipo de moto, botas y chaqueta.


Paso por recepción a recoger mi pasaporte que se lo habían quedado en prenda, es mi única identificación que necesitaré para recoger mi cartera. No sin cierta dificultad me lo dan, y gracias a que Elena les ha vuelto a llamar explicándoles que lo necesito. Desde pequeño no he creido en el ángel de la guarda, ahora lo tengo y que se llama Elena.... Pero antes de partir hacia mi destino tengo un último obstáculo que vencer. Resulta que no tengo gasolina suficiente para hacer el viaje de ida, contando la lata extra que me he agenciado podría, pero no estoy seguro. No tengo ni un solo céntimo, pero pensando (hay que tener serenidad.....) recuerdo que llevo algún billete Noruego y Sueco en mi equipaje, que por suerte separé del resto de dinero. En la recepción del hotel se resisten a cambiármelos argumentado que tienen una comisión muya alta, ¡que manía con cuidar de la economía de sus huéspedes!, lo mismo que en Estocolmo. Insisto y consigo 40 €, serán suficiente.


Ya mas relajado, recién duchado, con ropa limpia, con algo de dinero, aunque sin cenar, parto a recuperar mis pertenencias. Deben ser mas de las 10 de la noche, y algunos os preguntareis por que no espero a la mañana siguiente, y las respuestas son varias: Cuanto antes lo solucione mejor, es un área que esta abierta 24 horas, hasta las 12 de la noche va a estar la persona que ha hablado con Elena y conoce la historia, no quiero correr riesgos, es fin de semana y al día siguiente no mejora la coyuntura.


Pues ya me tenéis otra vez encima de mi moto sin frenos y dispuesto a hacer casi 300 Km. más. Cuando estoy a punto de salir de la ciudad instintivamente me palpo el pecho donde debe estar la tira del asa del bolso que contiene mi pasaporte, mis escasos 40 €, una maquina de fotografiar y dos teléfonos móviles, que son todas mis pertenencias, mis únicas posibilidades de salir del lío donde yo me he metido. Pues sigo palpando y la tira ¡no esta!,.....


La serenidad de la que tanto he hablado ya no existe, me da un pasmo, pero pienso rápidamente que se me debe haber caído en el lugar donde estaba la moto aparcada en el acto de quitarle los cerrojos, es un lugar oscuro y no muy transitado, si me doy prisa llegaré a tiempo antes que alguien lo recoja. A toda velocidad por las calles de Helsinki, llego al lugar y no veo ningún bulto en el suelo que me de esperanzas, bajo reviso el terreno y nada, corro hacía en hotel, pregunto en la recepción, ultimo lugar en el que recuerdo haber tenido el bolso en mis manos, los empleados, que ya me conocen después de “circo” que he montado, me dicen que no saben nada y ponen cara de: “este tío esta loco”. Reviso el suelo del hall del hotel y el camino hasta el aparcamiento, nada......


Me siento desolado, ¡soy un autentico desastre!, como último recurso y sin mucha fe decido recoger el mismo camino hecho no sea que se me hubiera desprendido en marcha. Circulo mas despacio fijándome, aunque esta todo muy oscuro, en el asfalto y los bordillos de las aceras. Cuando llevo tres o cuatro giros veo un tipo, en un lugar muy oscuro, que con el pié esta palpando un bulto negro en el suelo, tiene su coche parado un poco mas adelante, me acerco sin ninguna prudencia y sin bajarme de la moto me sale un grito al estilo de “Chiquito de la Calzada”: “Quietor”, ¡Esto es mío....!


¡Dios existe!, ah, y no me olvido del Ángel de la guarda. Sí ese era mi bolso, lo cogí y me fui, ni me fije que cara, ni que pensó el individuo que allí estaba...


¡Vuelta a la carretera!, busco una gasolinera para repostar, en Finlandia estas suelen cerrar de noche, pero hay algunos surtidores automáticos, unos con tarjeta de crédito y menos con billetes, al segundo intento encuentro uno de billetes, bueno parece que todo marcha.... Pero Murphy vuelve a las andadas y decide dedicarme otra lluvia nocturna, por si no tenía bastante con todo lo ocurrido en el día, recordáis que me puse tejanos.... pues bueno ya no me quejo. Decido apretar un poco la velocidad para llegar antes del cambio de turno y coincidir con la persona que ha recogido mi cartera.


Llego justo a la hora, voy al mostrador donde debo encontrar la dependienta que en teoría me espera, paso por delante de un espejo y veo que mi aspecto no es de mucho fiar, a parte de lo mojado no me he afeitado desde que salí, me pareció un look mas aventurero, pero ahora pienso que en estas situaciones no me ayuda.... La muchacha me mira algo sorprendida por mi aspecto (¡que esperaba a Brad Pitt!), pero cuando me identifico con mi pasaporte se tranquiliza, recoge de un mostrador que tiene detrás mi billetero, comprueba que mi nombre coincida con el de las tarjetas de crédito, veo que duda ya que mis tarjetas son de esas que tiene la foto del titular y a parte de que estas son de hace años mi nuevo aspecto no contribuye a la identificación, pero como que también mi nombre coincide con el de una nota tipo possit que tiene pegada al final me lo entrega. ¡Vaya con la chica! legal pero muy funcionaria y desconfiada, no creo yo que haya muchos españoles recorriendo carreteras finlandesas de noche y que haya llamado la embajada para ayudarles....


Pero aquí no acaba mis tensiones con la señorita. Resulta que no me entrega el monedero (de esos de piel en forma de semicírculo, ya sé que son de abuelos pero yo siempre los he utilizado para las monedas.....), que también extravié. Está en el mostrador de detrás suyo con otros objetos como gafas y algún encendedor. Insisto en que es mío y que además tiene un valor sentimental para mi, seguramente por que lo he perdido innumerables veces y siempre lo he recuperado, es un poco talismán. Pero la niña erre que erre, que si no tiene possit no me lo entrega, ya perdiendo un poco los nervios, olvidándome de mis anteriores loas a la serenidad, le hago entender que dentro solo hay tres o cuatro Euros y que yo estaba dispuesto a gratificarle con 20 € la recuperación de mi cartera (la verdad es que había pensado en 50 €, pero en ese momento dije 20 como si fuera un castigo por su actitud), y que en consecuencia dado el valor nulo del monedero en si mismo demostraba que no tenía un interés deshonesto. Pues que NO.


En un momento estuve a punto de desistir y dejarlo pasar, total solo eran unos pocos euros. Pero pensar que se quedaría ahí sin que nadie lo reclamara, no me parecía un buen fin para algo que me ha acompañado durante años, además una de las moralejas que iba a sacar de este viaje es que no hay que dar nada por perdido ni nada por imposible. Así que ¡al ataque de nuevo!, pensé en saltar el mostrador cogerlo y marchar, pero me pasó por la mente una visión con la policía persiguiéndome, mucho para el día que llevaba. Mejor cambio de táctica, le pido por un superior, y me indica que es una Sra. que esta en la barra de la cafetería, me acerco le pido que medie en el conflicto, a esas alturas ya había acabado todo mi escaso vocabulario en inglés y casi gesticulando con un billete de 20 € en la mano trato de explicarle mis intenciones, la Sra. con mas experiencia (lección para todos los jovencitos...) entiende mis pretensiones y lo poco trascendente del incumplimiento de sus normas para la recuperación de objetos perdidos. O sea que me entrega mi preciado monedero y se resiste a aceptar los 20 € de gratificación, insisto y se los dejo en la mano a la mas joven, me voy, agradeciéndole la confianza y sin despedirme de la “funcionaria”.


La cafetería está totalmente desierta, cojo en una bandeja algo para cenar ¡ya era hora!, un postre dulce para animarme, intento servirme un café con leche, ¡vaya la cafetera no va! , no es mi día de suerte, esta claro. La Sra. encargada que es la que me cobra mi consumición ha observado mi gesto de fastidio, y cuando ya estoy sentado al cabo de un rato, se me acerca con un “Kaffe Latte”, que es como así le llaman y me lo deposita delante, entiendo que es de la cafetera de la cocina que tienen para los empleados, en ese momento me emociono después de un día como el que acabo de pasar necesitaba un gesto amable de alguien, la Sra. que lo nota se aparta sin decir nada mas para no incomodarme. Pienso en lo que la madurez y los años de experiencia enseñan.


Ya con algo en el estómago, emprendo el camino de regreso a Helsinki, en el regreso me vuelve a llover pero estoy feliz. Os dais cuenta de la relatividad de las situaciones, en condiciones normales si me dicen como me sentiría circulando de noche con lluvia y sin un equipo adecuado, sin dudar diría que desgraciado. Esta es una de la lecciones que he sacado de este viaje.


A las 3 de la madrugada caía en la cama, total 930 Km. y un gran susto....


10º día. Sábado, 7-07-07 Helsinki – Tallín (Capital de Estonia)- Helsinki 0 Km. Visita turística a Tallín.


Después de lo del día anterior necesitaba un día sin sobresaltos. Era sábado y debía quedarme en Helsinki hasta el lunes, para reparar mis frenos. Mi idea era aprovechar para visitar las ciudades de Helsinki y Tallín.


Empezaría por Tallín, aunque el próximo lunes debería cruzar el golfo de Finlandia en barco para proseguir mi viaje, decidí hacerlo el sábado también ya que es un viaje de solo 2 horas y el lunes deberé hacer muchos kilómetros.


Como que la noche antes había sido un poco movida no me levante muy temprano, lo que me obligo a desayunar rápidamente y coger un taxi delante mismo del hotel, que aunque estaba enfrente de muelles y estaciones marítimas el barco que debía coger yo, según el recepcionista del hotel, estaba en el otro extremo del puerto. Llegue muy justo de tiempo, el barco salía a las 10 de la mañana, pero pude conseguir un billete de 1ª categoría, porque según me dicen de la tarifa básica no quedaban, me extraño ya que era un gran barco, pero no discutí.


El día estaba lluvioso y el mar no era especialmente atractivo por lo que decidí utilizar el plus de tarifa que consistía en un sala con buffet libre de sándwiches, pastelitos, bebidas y cafés. También disponía de unos cómodos sillones en uno de lo cuales me “apalanqué”, después del preceptivo saqueo de buffet, a escuchar mi música en el MP3.

La relajación del momento me hace repasar todo lo que llevo de viaje y pienso que aun tengo suerte de poder continuar adelante y sin un retraso considerable.

Tallin es una ciudad medieval amurallada, para los que no la conozcan si les digo que parecida a Carcassone se pueden hace una idea, claro que con las peculiaridades de las ciudades nórdicas. Cada rincón cada callejuela merece ser visitada y fotografiada. Recorrí esta ciudad al igual que lo hice con Estocolmo, con pausa sin itinerario fijo, deteniéndome allí donde me apetecía. Esto creo que solo se puede hacer en soledad, si vas con un acompañante siempre hay un presión, aunque sea ligera, de pensar en los intereses de tu pareja y eso evita de la libre disposición de tu absoluta libertad de decidir.


Cuando supuse que era la hora de comer, en realidad era ya muy tarde (el buffet del barco hizo su efecto) , pero Tallin es una de esta ciudades al servicio de los turistas y de sus diversos y desordenados horarios en la que se puede comer lo que quieras a cualquier hora, me senté un una encantadora terraza.

Al ser sábado había bastantes turista fineses ya que como comprobé a la hora de pagar todo es bastante mas barato que en su país, y hacer la excursión aunque solo sea para pasar el día y comer tiene su atractivo. Por ello aunque yo ocupé una mesa de cuatro plazas, al rato se sentó una pareja de fineses, previo pedir permiso educadamente. Esta misma circunstancia también me ocurrió en Suecia, lo cual seguramente dice mucho de la idiosincrasia de los nórdicos o mejor dicho de la de los mediterráneos, que somos algo mas individualistas. (por ejemplo yo....)

El tiempo ha mejorado, ha salido un tímido sol, lo suficiente para que sea agradable estar en la terraza leyendo una guía de la ciudad, de esas para turistas, pero que te dan una rápida idea de la historia del lugar. También escribo algunas notas en una libretita en la que voy anotando mis sensaciones, pensamientos y anécdotas que me deben ayudar a completar este relato. Y para colmar mi deleite en este momento mágico recibo una llamada de mi hijo, me comenta que en la TV esta viendo un reportaje de dos motos que van a ir a Cabo Norte, sin decírmelo vuelvo a sentir la sensación de que cada vez aprecia más el valor del viaje que estoy haciendo, y si bien es muy reconfortable el reconocimiento de los padres para los hijos, lo contrario, creedme, es mucho más sublime....

Después de “patear” toda la ciudad vieja bajo hasta el puerto, en los alrededores hay gran cantidad de tiendas y supermercados, esto es debido al diferencial de precios entre los dos países, ya en el barco esto se confirma al ver que muchos pasajeros llevan gran cantidad de cajas y en especial de bebidas y cerveza, si bien por su aspecto comprendo que la mayoría no son fineses si no estonios o inmigrantes que seguramente se dedican a la reventa de estos artículos.

Ya en Helsinki está oscureciendo vuelvo a coger un taxi, ya que aun arrastro cansancio del día anterior y hoy he caminado mucho. El hotel “Gran Marina” es como su nombre indica un gran hotel, de la cadena Scandia, muy implantada en estos países y con una relación precio calidad muy buena. Antes de irme a dormir me paso por la cafetería compro un sanwich y bebida me lo llevo a la habitación. Por fin un día sin ningún sobresalto....

11º día. Domingo, 8-07-07 Helsinki 0 Km. Visita a la capital de Finlandia.

Como he hecho todos los días que he visitado ciudades lo he hecho a pie, despacio observando detenidamente todo, los edificios, las personas, el cielo, esto último es algo que hay que hacer, los cielos son diferentes en las diversas partes del mundo, creedme que es algo que si no programamos instintivamente no miramos al cielo, es un gran espectáculo que nunca hay que perderse.

Pues el cielo en Helsinki este domingo estaba cubierto, pero durante el día las nubes se fueron abriendo dejando pasar entre ellas rallos de sol que daban un toque dorado a los edificios y las calles que por si solas no son especialmente bellas, pero el cambio de luces constante del día les daban una gracia especial.



Helsinki es una ciudad relativamente pequeña y toda ella esta orientada hacía su puerto. A primera hora de este domingo en un explanada frente a los muelles montan un mercadillo, con paradas de alimentos típicos, y ropa. En esta mismo lugar el viernes por la tarde, cuando llegué a la ciudad, había una gran concentración de coches clásicos americanos (existe una gran afición en todos los países nórdicos por todo lo americano), que no pude ver con detalle debido a mis problemas con la perdida de mi cartera. Parece ser que en este lugar todos los días hay distintas actividades, que concentran bastante ciudadanos. Me sorprendió que a esa hora de la mañana unas de las paradas con mas afluencia eran unas especies de freiduría de salmón y arenques que los locales devoraban con deleite, cuando a mi como mucho me apetecía un croisant y un café con leche.

Durante el día deambulé por la ciudad, en una de las zonas mas alejadas del puerto en un palacio de congresos llamado “casa de Finlandia”, se estaba realizando un congreso médico, entré en el hall que estaba casi desierto, todos estaban en una conferencia que debería ser interesante. Habían montado bastantes cabinas con conexión Internet, me metí un una de ellas allí me dedique a escribir mis últimas vicisitudes en un blog de un anterior viajero a cabo norte que me sirvió mucho para la preparación de este viaje, os recomiendo leerlo ( http://donicela.com/?p=384 ). También tuve tiempo de repasar mis cuentas bancarias, escribir algún mail al trabajo, amigos, a mi hijo, y a mi mujer.

Cuando me apercibí que la conferencia había acabado y había gente esperando para ocupar mi cabina, la dejé rápido ya que era conciente que yo allí estaba de “extranjis”. Ya fuera del edificio, entre las personas que salieron a fumar (ya es delito hacerlo pero si eres medico... más..) había un grupito de españoles con los cuales departí un rato, quedaron bastante impresionado por mi viaje y como en casi todas las ocasiones que lo he explicado el hecho de ir solo es a lo que dan mas valor..... Pienso yo que por alguna causa cultural-social, que no es este el lugar de descubrirla, hay un temor a la soledad desde mi punto de vista no justificado, que priva a muchos de saber disfrutarla y vivirla positivamente. No quiere decir eso que debamos ser todos ermitaños, si no que hay momentos en los cuales tu y tus pensamientos son suficientes para pasarlo bien, y que el hecho de estar solo durante periodos no es ninguna desgracia. Claro que la interacción entre los humanos es muy placentera (en algunas circunstancias especialmente placentera.....), pero la total libertad de decisión que tienes solo hay que saberla apreciar, y echando mano del refranero popular: “mas vale solo que mal acompañado”. Cuando no se sabe estar solo a veces se acaba mal acompañado.....

Dejando de filosofar, ya por la tarde en el puerto cerca de mi hotel encuentro una muy cómoda terraza con vistas, no solo al mar si no también al cielo que esta preciso, combinando nubarrones negros, que amenazan con descargar, otras nubes mas tipo algodón y los postrimeros rayos de sol de día colándose entre ellas. Allí paso apurando lo que yo creo que son las últimas horas de sol, pero el día alarga mas de lo esperado (aunque aquí oscurece lo hace aun muy tarde). Suave pero audible suena buen blues, me quedo muy relajado con el tibio sol en la cara dejando pasar las horas sin más.

Cuando me dirijo al hotel pregunto en la estación marítima que tengo justo delante los horarios para mañana ir a Tallin. Veo que además de los que interesan el domingo el recepcionista del hotel me envió a la otra parte del puerto a coger otro barco, cuando justo enfrente tenia mejores posibilidades, además de ser uno de los de tipo jet que tarda media hora menos, será que me quiso “putear” o simplemente es inútil..... a saber, ahora que mas da......

12º día. Lunes, 9-07-07 Helsinki- Riga (capital de Letonia) 425 Km. “Segundo intento de reparar los frenos y mas lluvias...”

Como siempre pero este día con mas interés me levanto temprano, pese a me habían dado cita a las 13 horas en el concesionario BMW, pensaba que podía convencerles de que debía continuar viaje sin más retrasos. Me costó encontrar el taller, que estaba en un recóndito lugar de un bosque de la afueras de Helsinki y naturalmente todo ello con una intensa lluvia. Explico mi situación y parecen entenderlo, se ponen manos a la obras, desmontaron media moto, revisaron toda la electrónica y al final me dijeron que el problema era un “swiches” que está en el puño derecho del freno delantero, y que tardaría entre 2 ó 3 días en tenerlo. Este fue el segundo momento del viaje que pensé en abandonar (coger el ferry a Hamburgo..), por que la idea de unos 6.000 Km. prácticamente sin frenos no me atraía mucho, pero pensé que el viaje debe ser completo en la ida y la vuelta ( por aquello de que la aventura no es el destino sino toda la ruta…..), así que le eché huev…. y “palante”.

En referencia a los concesionarios y las motos en Finlandia debo hacer algunas puntualizaciones: A diferencia de los otros países nórdicos en Finlandia existe muchos moteros, pero principalmente de motos custom, y es todo un merito con el clima que tienen. Este concesionario en particular era muy original ya que la mitad era tienda de motos y la otra mitad era una espacie de bar de ambiente “country” donde se reunían los moteros. Muy original y una buena formula de crear clientela. Estos concesionarios casi siempre son multimarca, lo cual esta bien para la oferta pero en cuanto a la especialización de los mecánicos es un problema que yo padecí, en Alemania o España seguro que me la hubieran reparado, ya que deben tener stocks de recambios.

No obstante los Finlandeses ( y todos los nórdicos..) son gente confiada y de fiar, como ejemplo lo di mi cartera que me la devolvieron con todo el dinero (igualito que aquí...), pero no son muy serviciales lo que comprobé en hoteles y muy especialmente en este taller: Resulta que tenían una moto igual a la mía de segunda mano, les propuse el que desmontaran la pieza en cuestión, me la sustituyeran, que yo pagaba toda la operación, ya habían identificado la pieza que estaba bajo una tapa de plástico del puño derecho que solo son cuatro tornillos. Les imploré mi situación y que nada, que no, creo que aquí seguro que obraríamos igual…. Además me cobraron la mano de obra (73 €), pese a estar en garantía alegando que debo reclamar en mi país de origen.

Volviendo al viaje. Cogí de nuevo el ferry para Tallin, a las 13 horas con una lluvia impresionante. Ya en el barco llamo al servicio de asistencia de BMW para quejarme y ver que podían hacer. Me atendieron educada pero ineficientemente, me proponían enviarme una grúa y llevarla a un concesionario, les digo que eso ya lo he hecho, lo que quiero evitar es esperar días para el repuesto, y dado que ya lo saben en el ultimo taller que he visitado que se ponga en contacto con ellos, les pregunten la referencia del recambio y lo pidan en algún concesionario de Lituania o Alemania que coincida con mi ruta. Eso es mas laborioso, pero es atender al cliente, ellos no se salen de su protocolo, en conclusión poco espíritu de servicio y mucho funcionariado....

Una vez me adentro en el país se pierde la sensación de lugar turístico de la capital, las carreteras están poco transitadas y el paisaje es totalmente rural, tanto es así que pasan muchos kilómetros sin ver ni una gasolinera, hasta que me quedo sin gasolina por segunda vez en el viaje. Por suerte en la primera ocasión que me pasó compré un lata de 5 litros de las especiales para transportar combustible, y la llevaba llena desde ese momento, sujeta con una red elástica en el lugar del pasajero. Cuando encuentro donde repostar la vuelvo a llenar “por si a caso”, recordad que sigo sin indicación de reserva.

Cuando llego a la frontera con Letonia me paran y me revisan toda la documentación es posible que a mi algo mas que al resto, ya que aquí las motos de gran cilindrada son una rareza, pero en general en estos países parecen no haberse enterando de la “libre circulación de ciudadanos de la Unión Europea”, supongo que ya se harán a la idea o recolocaran los policías que tienen en las fronteras...

En Estonia se veía algunos turista fineses, incluso algunos con sus motos custom, pero Letonia ya es otra dimensión se nota que es un país muy pobre, muy marcado por su pasado soviético, las carreteras son de un asfalto horrible, practicante sin mantenimiento desde la época socialista. Además la intensa lluvia no mejoraba mi percepción. En una ocasión que circulaba paralelo al mar este estaba totalmente encrespado con altas olas de color marrón del fondo que removían, la lluvia continuaba, tanto es así que instintivamente pensé: “este lugar debe estar bien en verano”, al momento me percaté de que estábamos en la primera quincena de ¡Julio........!

Tenia previsto terminar la etapa en la capital Riga, una de las mas cortas de mi viaje, para poder visitarla, pero mi retraso por la reparación y la sensación que me produjo me disuadieron de ello. Aunque tenía la creencia que podría ser una ciudad bonita como Tallin, conforme me iba acercando al centro a través de barrios marginales muy degradados mis perspectivas empeoraban. Ya en el centro me sentía observado, las motos como antes he dicho no son muy habituales, es posible que la lluvia que caía influyera en mis admiradores y también en mi estado de ánimo. Pero la visión de algunos lujosos coches (Porche's, Mercedes etc..), que contrastaban con el pobre entorno, habitados por individuos enjoyados con pinta de poco “legales”, haciendo estruendosas aceleraciones por el centro de la ciudad, me confirmo mi idea de que aquella no eran un ciudad muy segura y que las mafias estaban bien instaladas. Decidí continuar un poco mas para buscar algún lugar para dormir lejos del “peligro”.

A unos pocos kilómetros de Riga, me desvío de la carretera principal por una indicación de camping y hotel, por un camino muy estrecho y de tierra, llego a un lugar donde hay dos casas de campo relativamente nuevas, una de ellas es un restaurante que están ya cerrando, pregunto y me ofrecen dormir en una habitación de la otra, por un buen precio (creo que al cambio unos 25 €), el lugar es agradable y la habitación esta bien, acepto, pago por anticipado, no obstante no me quedo del todo tranquilo ya que insisten en que guarde la moto en el garaje de la casa pero no encuentran la llave, pienso que ellos mismos perciben la misma inseguridad que yo desde que entré en el país. No obstante cuando se van me dicen que por la mañana deje la casa y la habitación abierta si me voy antes de que lleguen ¿?, voy a estar solo en toda la casa y en medio del campo....

Coloco a la moto todos los antirrobos que llevo, la estaciono justo debajo de la ventana de mi habitación, y me tiro en la cama, al momento estoy dormido, me podrían haber robado la moto y el pijama que no me hubiera enterado......

13º día. Martes, 10-07-07 alrededores de Riga – cercanías de Varsovia 800 Km. “Un día interminable...”

Me levanto temprano dispuesto a otro largo día de carreteras en mal estado y como no acompañado por mi inseparable compañera de las últimas jornadas: La lluvia.

Mi previsión es atravesar Lituania hasta la frontera con la porción de Rusia que esta incrustada entre este país y Polonia, esta salida al mar Báltico, cuya principal ciudad es Kaleningrado, siempre ha sido zona de conflicto, y para mi no iba a ser una excepción.....

Como he adelantado la lluvia y las malas carreteras me acompañaron por Letonia, al llegar a la frontera con Lituania otra vez todas esas revisiones minuciosas de mi documentación que no parecen de estos tiempos y menos entre países miembros de la UE. Ya en Lituania parece que el país es algo mas moderno, pero la lluvia se intensifica.

Conforme me acercaba a territorio ruso las carreteras empeoraban y el transito disminuía lo cual me inquietaba. Ya en la frontera veo que los policías rusos ponen cara de “que no”, una primera policía me revisa detenidamente toda la documentación mía y de la moto, me mira fijamente, duda, y llama a otro policía que parecía mas jefe. Este vuelve a revisar la documentación y me pide el “visado”, yo no llevo ya que en los programadores de viajes que consulté no indicaba que para este territorio, que es de paso, fuera necesario, le indico que solo estoy de travesía (son unos 90 kilómetros) para Polonia, insiste, pienso que mi tio me dijo que en su largo viaje con la policía rusa solo se funciona con sobornos....., pero no quiero complicarme la vida no se si será peor. El policía me dice que esto no es “Poland nor European Union” un poco harto de tanto control le digo, eso si en español, que ni son Unión Europea ni lo serán nunca...... y con un “hasta luego Lucas” me despido, tienen la amabilidad de dejarme dar la vuelta entrando unos metros en territorio ruso (con lo que aunque sea testimonial lo cuento con “pisado”).

Al volver a territorio Lituano veo que hay como unas casitas semejantes a barracas valencianas, en las cuales parece que cambian moneda y posiblemente pudiera arreglar el tema del visado, pero ya estoy decidido a dar la vuelta que me llevará hasta cerca de Kaunas para entrar en Polonia por otra ruta y así poder visitar Varsovia, que no entraba en mis planes originales. Todo ello unos 250 Km. mas de los previsto y bajo una incesante lluvia.

Vuelvo hacía atrás, las carreteras mejoran, se ve que el paso por Rusia no es el mas utilizado aunque sea el mas directo. Tomo la única autopista del país que conduce a Kaunas, tengo que parar para equiparme lo mejor posible para afrontar un autentico diluvio, cuando vuelvo a la autopista sorprendido alcanzo dos motos, dos BMW una GS 1200 Adventure y una pequeña Scarver con matricula rusa, circulo junto a ellos mas de 100 Km., a elevadas medias (sobre 140 Km./hora) teniendo en cuenta lo que esta cayendo, es divertido y practico ya que son una buena referencia dada la poca visibilidad, un poco antes de Kaunas tengo que desviarme de autopistas, ellos continúan, son las únicas motos que vi en las tres republicas bálticas ex-soviéticas, ¿será por el clima o por el subdesarrollo?, un poco de cada......

En las cercanías de la frontera con Polonia el numero de camiones aumenta del tal manera que se forman colas con estos parados a mas de 20 Km. de esta. Debo circular por arcenes, cuando los hay, o por la izquierda atento a los que vienen de frente, todo lloviendo y, no os olvidéis, con apenas frenos. En la frontera polaca todo un poco mas rápido, pienso que tienen mas asumido su pertenencia a la UE.





Ya en Polonia veo un grupo grande de gente que en medio de la niebla y la lluvia avanzan por el arcén, cubiertos de mala manera con plásticos, todo ello les da un aspecto fantasmagórico, a lo que al final puedo apreciar que es una procesión con su santo, sus pendones y sus sacerdotes al frente vestidos con sus bonetes y sotanas totalmente empapados. Se nota el gran fervor religioso de esta país....

Creía que en Polonia las carreteras mejoraría, pues no es exactamente así, ya que el trafico de camiones es infernal, dejan unas roderas en el asfalto, que sin exagerar en algunos casos son canales de mas de un palmo de profundidad. Pues imaginaros el panorama con el estado de mis frenos y la lluvia sin cesar.


Este transito de camiones se debe sin duda a la combinación de la emergencia y la falta de infraestructuras de los países del este. Muchos de estos camiones transporta los coches usados que los alemanes repudian y que aquí son muy apreciados.

Aunque había pensado llegar a Varsovia unos treinta kilómetros antes el cansancio me abate, busco un hotel que resulta ser muy acogedor, junto a un restaurante donde vuelvo a darme otro homenaje, y todo a muy buen precio. Un día realmente duro, no ha parado de llover, he empapado los cuatro pares de guantes que llevaba. Espero que mañana mejore ¿?

14º día. Miércoles, 11-07-07 Varsovia – cercanías frontera alemana 650 Km. “Mas lluvia, menos Kilómetros...”

Un día sin mucha historia, o mejor dicho o la mejor dicho con el mismo guión de los últimos días, lluvia, muchos camiones, asfalto en mal estado etc.Varsovia, es una ciudad, pero yo descubrí tres, me explico. Existe una zona moderna llena de rascacielos de cristal y acero, otra, la menos seductora, es la herencia de la época pro soviética con grandes edificios civiles de formas rectilíneas colores grisáceos y millares de pequeñas ventanas, y por último la Varsovia medieval.

Esta zona bien merece una visita con mas tiempo del que yo disponía. Esta encerrada por una muralla de ladrillo rojo, que solo se interrumpe en la plaza del Palacio Real que la une con la ciudad que se desarrolló siglos mas tarde. Como que era temprano pude colarme en el interior del centro histórico con moto aprovechando que también lo hacían los camiones de suministros para restaurantes y comercios. En la misma Plaza del Mercado, icono por excelencia de esta ciudad, pude fotografiarme con mi compañera metálica.

Con pena tengo que dejar Varsovia pensado en que volveré. En las afueras vuelvo a la realidad de un país que le queda mucho por evolucionar, todo esta muy mal indicado, el asfalto está en un estado deplorable, el transito es caótico, tardo mucho tiempo en poder salir por la ruta que deseo.

Varsovia esta situada en la franja Este del país y mi ruta es hacía el Oeste, me queda muchos kilómetros por las nefastas carreteras llenas de camiones y como no la lluvia parece que me persigue estos últimos días. Cuando ya llevó unos cuantos kilómetros y en medio de la nada encuentro una autopista de peaje, lo lógico sería que arrancara desde la capital?. Es nueva y está construida con fondos Europeos, ¡pero se han olvidado poner gasolineras!, cada 5 Km. hay parking y lavabos, muy bien indicados los próximos, pero de gasolina nada. Temiendo volver a quedarme sin combustible decido salir de la autopista, lo hago y a poca distancia encuentro una gasolinera. Cuando regreso a la autopista por la misma salida a menos de mil metros hay ¡una gasolinera!, sin indicación anterior¿?......

Tal como arranca la autopista acaba, en medio de la nada, aun quedan bastantes kilómetros a la frontera alemana....??. Las horas pasadas bajo lluvia me agotan, tanto es así que en el primer Stop cuando debo poner el pie a tierra este me falla y me caigo al suelo, si ningún daño físico ni material, pero mi moral se resiente, no puedo moverme he quedado en posición de marcha atrapada una pierna entre la moto y el barrizal del arcen, deben de ayudarme los ocupantes de los vehículos que hay detrás de mí.

Necesito descansar, creo que ya no solo son los últimos días, si no que todo el cansancio acumulado me esta pasando factura. Renuncio a llegar a Berlín, en la confianza de que mañana peor no podrá ser el tiempo, faltan unos 100 Km. para la capital alemana, hay bastantes hoteles para camioneros debido al mejor precio a este lado de la frontera, busco uno que me parece de más categoría, además veo tres BMW´s GS 1200 inglesas en frente que me dan mas garantías. Ceno muy bien, y converso un poco con los moteros ingleses que manifiestan también su decepción por el estado de las carreteras polacas, uno de ellos me comenta que el también tuvo problemas en una anterior BMW con el servofreno. Ya en la habitación, como todas las noche, remojo alternativamente con agua fría y caliente mi brazo derecho para calmar la tendinitis producida por los esfuerzo que debo hacer sobre la maneta del freno para conseguir un tímida respuesta de mis frenos.

15º día. Jueves, 12-07-07 Cercanías frontera alemana (Polonia) – Karlsruhe 900 Km. “Vuelvo a “Europa”......”

Lo primero que hago al despertarme es mirar por la ventana y............ ¡lluvia!.

El desayuno que me ponen es espectacular en cantidad, calidad, y además en precio, si las carreteras y el clima fueran mejores Polonia tiene muchas ventajas para los turistas. En vistas del panorama me como todo lo que tengo por delante como si fuera una venganza por lo que me espera ahí fuera. Salgo ya con todo el equipo de lluvia puesto, lo ingleses prefieren esperar. Para recorrer los 100 kilómetros que hay hasta Berlín tardo más de dos horas.

Visito rápido Berlín, llueve y no es muy agradable, coloco la moto delante de la Puerta de Branderburgo para hacerme la foto testimonial, visito los alrededores en los que se observan las cruces y flores por las victimas en el intento de saltar el muro, también es interesante la visión de todos los nuevos edificios, de prestigiosos arquitectos, que se están levantando en esta zona. Volveré.

Incomprensiblemente me lío en la salida de Berlín, esto no es Polonia, aquí vuelvo a pensar que un GPS me hubiera ayudado, son las tres de la tarde y solo he recorrido un centenar de kilómetros, deberé aprovechar la permisibilidad de la velocidad en las autopistas alemanas si quiero cumplir mi plan de viaje.

Pongo rumbo Sur y solo paro para los repostages, el tiempo mejora algo, aunque voy realmente rápido no podré llegar a Mulhuose, a la altura de Karlsruhe unos 200 Km. antes de lo previsto hay un hotel en un área de servicio que pinta bien, decido dejarlo por hoy. El hotel es bastante nuevo y muy funcional, el precio para ser Alemania bueno, solo 49 €. Ceno en uno de los restaurantes fast food del área, ya se ha acabado la buena comida a buen precio.... y hasta mañana, la última etapa, tengo ganas llegar a mi casa y ver a los mios.

16º día. Viernes, 13-07-07 Karlsruhe – Cerdanyola del Vallés 1250 Km. “Mi casa..........”

El día amanece nublado pero por fin no llueve, tengo por delante un largo día con mas de 1.200 Km., por lo que debo ir a por “faena”. Aprovecho los últimos kilómetros en Alemania para “retorcer la oreja” al máximo consciente que en Francia deberé estar atento a los rádares.

Cuanto mas al Sur va cambiando el clima, empiezo a tener calor, progresivamente, y solo en las paradas para repostar, voy cambiado la equipación de invierno por la de verano. Es viernes, además mañana será “14 Juliet” fiesta nacional francesa, fin de semana, y cambio de turno de vacaciones, conclusión: Autopistas atascadas con colas kilométricas. Debo circular por los arcenes cuando estos lo permiten o entre las hileras de coches parados, todo muy incomodo por la escasa rapidez de reacción de mis frenos, especialmente complicada la situación en las inmediaciones de Lyon y Montpelier.

Sufriendo van cayendo los kilómetros, en mi mente se repite una frase al estilo de la película ET: “Mi casa.....”. Tengo claro lo que haré cuando atraviese la frontera en La Junquera, primero repostar a un precio razonable, he ido apurando el deposito, menos mal que desde la frontera a la primera área de servicio es un gran bajada, creo que llegaré justito, y después me tomaré un cortado “como Dios manda” que ya son muchos días tomando repugnantes mejunjes que por ahí llaman café.

Cumplo estos dos pequeños deseos. En la gasolinera hay dos BMW´s españolas una K-1200 RT y una F-800 ST, tanto las motos como sus pilotos van completamente equipados con todos los accesorios y equipamientos originales de la marca alemana, todo muy nuevecito e inmaculadamente limpio que contrasta con el estado de mi moto y mío. Converso con ellos me dicen con orgullo que vienen directamente desde Freieburg ( o sea 200 Km. menos que yo....), les comento brevemente mis aventuras, el mayor de los dos motorista muestra su interés por hacer algún día este viaje, me comenta que es piloto de Air Europa (ya decía yo que eran gente de posibles..) y que conoce esos fantásticos paisaje desde el cielo. Me dicen que son padre e hijo es ahí cuando verdaderamente les envidio, algún día me gustaría compartir una gran viaje en moto con mi hijo, debe ser una buena oportunidad para salvar las lógicas diferencias entre generaciones al tener un objetivo común.

Esta empezando a oscurecer, aun me quedan algunos kilómetros, apunto mi rueda delantera hacia el lugar del que partir ahora hace 16 días. Salgo del autopista ya estoy en mi ciudad, intento ordenar mi mente han sido muchas experiencias, no podré decirlo todo de golpe, tendré que elegir un primer mensaje, a la vez que pienso esto intento sentir las últimas sensaciones que me trasmite mi compañera de viaje, siento cada vuelta de las ruedas sobre el asfalto ¿cuántas habrán dado?, estoy un poco resentido con ella, me ha hecho sufrir, pero al igual que a las personas que quieres acabas perdonándole todo, seguro que tendremos muchas mas rutas que recorrer juntos.

Ya estoy en mi calle tengo el mando a distancia del recinto comunitario a mano, lo acciono y entro en el pasillo de acceso a mi garaje, y allí están mi mujer y mi hijo esperándome, ¡Dios mío que guapa es mi mujer!, la verdad es que me debe gustar mucho la soledad para alejarme tanto días de esta mujer. Recorro los escasos metro nos separan detengo la moto a su lado, solo me sale un escueto “lo he conseguido”, nos abrazamos sin desmontar ni quitarme el casco, cuando lo hago me miran con detenimiento, como para comprobar que soy yo, ya que la barba de quince días y el cansancio acumulado seguro que se me notan en mi semblante.

Y aquí acaba mi relato, espero que os haya interesado, o por lo menos que no os haya aburrido, me conformaría que este sirviera para, emulando a Saint Exuperi, os generara pasión por los grandes viajes de aventura, alejados de los totalmente organizados, aunque como ya dije al principio: "la aventura esta dentro de nuestras cabezas"

Agradecimientos:

A mi familia, por confiar en mi y por sufrir.

A mi amigos y compañeros que han pasado del escepticismo a animarme en la empresa.

A mis tios Gabriel y María que los encontré en CN, con su humanidad me dieron una lección de humildad, ¡yo que creía que hacia algo grande!.

A los amigos que he hecho en la ruta, especialmente a Cosme, un solitario como yo, y a Miguel y Nazaret en un viaje de novios de lo mas motero.

A Reynold, que con su blog fue el inspirador primero de mi viaje.

Y muy especialmente a Carlos Vargas, y su mujer que con sus relatos me animaron al viaje, con los que me hubiera gustado contrastar experiencias, pero unos pocos días antes de mi partida Carlos falleció haciendo lo que más le gustaba, ir en moto. Yo no he sabido la noticia hasta mi regreso, desde CN envié a Carlos un sms con la una foto que atestiguaba mi llegada, seguro que allí donde este lo recibió y se alegrará.

29 comentarios:

Vicente dijo...

Hola. Curiosamente no tienes todavía ningún comentario, así que me toca ser el primero.

Esta claro que ese mundo paralelo que creamos dentro del casco no es ninguna paranoia mia. Respecto a la soledad... no la hecho de menos para viajar, solo para compartir lo que veo o siento en los viajes.

Saludos,
Vicente (desde una R12RT)

MANUEL dijo...

hola, esto no se hace, lo he leido varias veces y cada vez me encanta mas la aventura, esoy mirando rutas para hacer , unos 20 dias en total, y hacer mas o menos la misma ruta,
ahora biene la pregunta del millon, que presupuesto tenias? si se puede decir

kiker6 dijo...

Hola, en cuanto mas lo leo, mas idolo mio eres, estas haciendo lo que siempe he querido pero nunca me he atrevido, estoy preparando el viaje a Cabo Norte pero para dentro de 2 años, ya que ahora me toca ser un quemado de circuito, me estoy empapando de vivencias de otros moteros, que espero que algúnía será mias. desde Valencia un amigo.enriquer6@hotmail.es

alf dijo...

genial cronica...yo tengo mi propia cronica en http://motobmw.pcvalencia.es y este año .. desgraciadamente me he divorciado y estoy pensando hacer un viaje en solitario..de esos tipo lucky strike como el tuyo..y cabo norte es mi sueño... pero solo tengo dias en septiembre y no se si sera viable.....no obstante.... si lo hago..tu cronica me sera de gran ayuda..un saludo y nos vemos en la carretera

j.l.ruca dijo...

¡ Que viaje Gabriel ,al igual que a ti te sirvieron otros de referencia y envidia ,tu expresibidad y espiritu, me han espoleado a mi para realizar mi sueño ; me siento totalmente identificado cuando te refieres al encanto de la soledad ,a los pensamientos y gritos dentro del casco, voy a ir redactando la vitacora de mi viaje y lo que mas me preocupa es poder expresar sentimientos y vivencias tan literarios ,como tu, la unica pega que veo en las cronicas de tus viajes es que haces etapas muy largas y te dejas muchos sitios por ver ,yo tengo un repertorio en la agenda y lo que vaya surgiendo que con etapas de 500 dia me dara tiempo a ver ,por que no volvere en mi vida y hay que llenar el disco duro.
En septiembre cumplire 50 años ,con mi mujer hago pequeñas excursiones y en verano rutas (PORTUGAL , CADIZ ,CANTABRIA)pero una odisea como Cabo norte ,mi mujer dice que ;ni hablar ,no se si me costara el divorcio pero el 6 de septiembre salgo para el Cabo norte via :SUIZA,AUSTRIA,CHEQUIA,POLONIA,ESTONIA,LETONIA,LITUANIA,RUSIA,FINLANDIA Y vuelta por NORRUEGA ,DINAMARCA,HOLANDA,FRANCIA, con 30 dias por delante y en plan boemio y pobre ; por que lo soy y por que me apetece : tienda ,saco ,hornillo,supermercados,a y a diferencia de la mayoria no vere el sol de medianoche ;no pienso volver sin ver LA AURORA BOREAL .Mi maquina es una Fazer 600 (no me llega pa mas) y mi reto no gastar mas de 2000 € .Pienso que si no lo hago ya , no podre hacerlo nunca , se que me llovera ,me nevara y demas inclemencias pero estando preparado y con tiempo la experiencia me reconfortara.
gracias y deseadme suerte

PSEUDOPOLISRAN dijo...

Hola, buenísima crónica del viaje.
La he usado para prepararme, en unas horas salgo hacia Cabo Norte desde Galicia , en coche pero también solo.
Saludos.

Juanjo Nieto dijo...

Me he "comido" tu relato en 2 veces. Es uno de los viajes de mis sueños, mas bien el principal de ellos y no descarto hacerlo como tu, rodando solo porque seguro que ibas muy bien acompañado por tus seres queridos.
He vivido como mios todos los momentos, buenos y menos buenos, sintiéndolos y disfrutándolos. Soñando que algún día espero que pronto pueda cumplir mi sueño.
Muchas gracias por todo y nos vemos en ruta.

V´ss desde Málaga

francisco javier dijo...

Me ha encantado tu hazaña!!!! Yo estoy preparando uno en solitario a bordo de mi triumph street triple. Me ha servido de mucho leer tus palabras por que realmente tiene que ser duro, hace medio año hice un viaje hasta Roma desde Valencia con otro compañero de batallas, pero esto es otra cosa. Espero hacer un diario de ruta tan buneo como el tuyo. Gracias por hacer que sigamos con las ilusiones.

Un saludo.

Fran.

francisco javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tizianorr dijo...

Me ha encantado el relato, lo he disfrutado y ha sido muy insipirador para hacerlo (si puede ser) este proximo Julio 2011 con otros dos aventureros.

Especialmente me han gustado los comentarios sobre la perspectiva que dan los años y la experiencia sobre todo lo que vivimos.

Un viaje asi en solitario aunque le quites merito, lo tienen y mucho y no muchos son capaces de afrontarlo.

Saludos. Vssss.

pablo.avizor dijo...

Hola, acabo de leer de un tirón todo tu viaje, y realmente no puedo más que sentir sana envidia.

Yo, que soy hijo único, y de una familia donde todos somos muy independientes, comprendo perfectamente el sentimiento de la aventura solitaria, y cómo se valora más luego el retorno con los tuyos.

Desde luego, este viaje es ya algo que figura en mi lista de cosas por hacer, y todos sus comentarios me serán muy útiles algún día no muy lejano, espero.

Un abrazo!
Pablo.

Xuri's Blog dijo...

Mi mas sincera enhorabuena por este viaje, mi viaje de luna de miel tambien fue en moto, pero en la peninsula ( soy de mallorca ) y ya lo disfruté en grande.

Vaya paliza de agua te diste eh?

Lo que tengo es envidia, y sana.. espero algun dia poder realizar este viaje.

Así como iba leyendo me iba emocionando muchisimo.

Saludos
Un Gsr-ero

Guezu dijo...

Buen relato y buena ruta. Espero que hayas hecho alguna mas hasta hoy. Dentro de una semana me haré un viaje a Villagarcia de Arosa que es mi pueblo desde Madrid en una Harley nightster. Mi primer viaje en ella y espero no se me haga largo porque es una moto incomoda para viajar. Espero encontrarte algún día por la carretera. Saludos amigo.

Juan dijo...

Muy buen relato y aventura. Enhorabuena por tu éxito.

Saludos desde Málaga

Manuel Romero Gordillo dijo...

gracias por compartir TU viaje.

Sergio Muñoz dijo...

Un gran viaje. Este verano yo lo he hecho desde Madrid pero por una ruta distinta, subiendo por Suecia y bajando por Noruega. Espero que mañana escriba la entrada del ultimo día en el blog de mi página. Si quieres leerlo: www.maritriniontheroad.com
Saludos!!,

juan dijo...

Hola Gabriel,

Eres un tío grande de verdad. Me he leído tu epopeya del tirón. En junio subimos 9 amigos que el año pasado hicimos juntos la 66 y tu viaje nos ha servido para organizarnos y de referencia. Muchas gracias por compartir tus experiencias y tan bien narradas.
Un abrazo desde Cantabria
Juan

Antonio Márquez dijo...

Hola, he puesto un enlace a tu post desde una entrada de mi blog, es sobre temas moteros y lo escribo para el periódico HOY en su faceta digital, te pongo el enlace por si te interesa ver algo: http://blogs.hoy.es/moterosdehoy/

Un saludo

Mikel dijo...

Gracias por tus comentarios. Lo he vivido como si estuviera allí, pero sin mojarme. Espero hacer lo mismo, en principio, con mi mujer.
53 años.

Francisco Pérez dijo...

Serias tan amable de proporcionarme una dirección e-mail donde ponerme en contacto contigo y así poderte mandar un proyecto de viaje que estoy elaborando. ¿Lo podrías revisar y rectificar según tu experiencia?
Gracias, me ha gustado mucho tu crónica. Saludos desde Valencia.

Jaume F. L. dijo...

Me ha gustado mucho leerte, sin duda ha sido una gran aventura que espero poder hacer algun día.
Vs!!!

Cristian dijo...

Es muy linda poder recorrer diversas ciudades. Aunque nunca lo he hecho a bordo de una moto. En general trato de conseguir Pasajes Baratos en avión y poder llegar de esta manera a alguna ciudad

Rubén de Diego dijo...

Tu relato me ha encantado. Te he puesto una referencia en: https://www.facebook.com/pages/He-ido-a-Cabo-Norte-en-motoI-went-to-North-Cape-in-motorbike/101696923355963?ref=tn_tnmn
Un saludo

martin terrazas dijo...

muy buena historia.a de ser fasinante poder cumplir un sueño. saludos desde america

Cardinali dijo...

Uno de los viajes de mi vida, desde joven siempre quise hacer el viaje. Sant Cugat - Cabo Norte.
Ahora tengo 53 y tengo la moto los dias y el dinero, pero el cuerpo me falla. Mimujer no quiere acompañarme piensa que son muchos km y tampoco le va el rollo motro como a mi.
Quisiera ponerme en contacto contigo porque creo que somos vecinos.
Romà 607 233 444.
condecardinali@gmail.com

Farry dijo...

Hola llego muy tarde a esta publicacion, pero que viaje emocionante! increible!!
Soy Argentino, motero tambien, pero la verdad que nunca me anime a viajar solo.
¿No te aburres viajando solo? ¿No te agarra un poco de deprecion o bajon de animos?
Saludos y gracias por comprartir tus viajes!!

NoSolo UnaIdea dijo...

Que articulo muy bonito! Para todos los motoristas y los apasionados de moto, aquí os presentamos un nuevo paraíso para vosotros y vuestra seguridad: http://dainesemalaga.com/blog/
saludos y que tengáis un buen día amigos

Nacho Herranz Castro dijo...

Hola "Gabrielito", espectacular. Olé tus Güevos. Cuando has llegado a casa se me han saltado las lágrimas, como creo que te pasaría a ti y a tu familia. Espero poder hacer el viaje el próximo año, pero creo que me apuntaré con algún grupo, no tengo la fuerza mental tuya. Donde metiste tanta ropa? No te caló tanta lluvia? Después de los homenajes por cuanto te salió tu sueño?
Gracias por compartir tus experiencias.
Nacho

nacho.herranz@gmail.com

Juan Antonio de la Nuez dijo...

Hola compañero.
He leído detenidamente todas tus experiencias en este viaje, incluso con la pérdida de tu cartera en el área de servicio y la pérdida de la bolsa al salir a buscarlas, me llegó incluso a dar un poco de ansiedad, casi como si me hubiera a mi sucedido.
Este año 2014, en Septiembre SDQ, haremos ese viaje un grupo de moteros canarios (4 motos) y, tus relatos me han servido para confeccionar itinerarios así como sitios a visitar, y lo que es mejor, a tener cuidado con la pérdida de las pertenencias.jejeje.
Enhorabuena al "Angel de la Guarda" por estar ahí en el momento oportuno.

Mis motos..

Loading...