domingo, 18 de enero de 2009

Soy un paquete.....

Esta es una carta-reflexión que me escribió mi mujer T (de Teresa), después de una salida en moto. Un tiempo después la publiqué en el foro BMWMOTOS.COM ( http://www.bmwmotos.com/cgi-bin/yabb2/YaBB.pl?num=1225052112/0 ), y para mi sorpresa fue un autentico Best-Sellers, con mucha opiniones femeninas, pero también masculinas que entendían muy bien su reflexión. Aquí os la reproduzco:

SOY UN PAQUETE

Un paquete en términos moteros, no se refiere a lo que el piloto tiene entre las piernas….. y tampoco se refiere a la propia moto ni a un paquete de algo, se refiere al que va sentado detrás del piloto.

La verdad es que el que invento este término estuvo muy, pero que muy acertado………pues así es como me siento yo cuando voy en moto.

Frenazos: te vas para delante, baches: vas saltando, curvas: te vas para el lado, la cabeza con las turbulencias va dando bandazos, frío, calor, etc..

Estas son las sensaciones que últimamente tengo, pero he de remontarme a unos años atrás para que nadie me juzgue alegremente.

Cuando conocí a Gabriel ya tenia una moto, primero de trial, luego una Vespa que restauro (de color butano) con la que nos íbamos a la playa, sin casco ni nada, ¡que tiempos! y mas tarde un día me dijo que tenia una gran sorpresa para mi y se presenta con una Moto Morini 350 roja, para mi era una moto enorme, fantástica y era una simple tres y medio que se ponía en marcha a patada, ni tenia frenos de disco.



No es que me hiciera una ilusión especial pero entendía que era “preciosa” me la miraba recelosa e intrigada y la fui queriendo, tanto es así que la intente pilotar (con el consiguiente tortazo) pero incluso me apunte a la autoescuela para sacarme el carné, finalmente desistí, pero lo intente……… tal era mi entusiasmo por el tema, incluso mas adelante nos mirábamos una moto para llevarla yo e ir los dos juntos cada uno en una distinta.


La cuestión es que con mucha ilusión, con poco dinero y con 21 años, nos pusimos a organizar un viaje de vacaciones a Italia de tres semanas, recorriendo todo el país, con nuestra tienda de camping y sacos incluidos……….poco espacio quedaba para la ropa, pero a mí en esos tiempos eso no me importaba nada.

Mis amigos y los compañeros del trabajo me decían que no entendían mi afición y yo lo defendía con pasión les decía que viajar en moto es distinto a ir en coche, sientes el aire, la carretera el paisaje, los olores, los colores, todo es distinto es como si lo vivieras mas………..así me expresaba yo en aquellos tiempos, creía que ellos eran unos aburridos y que nosotros éramos especiales.


Fue una aventura estupenda, nos lo pasamos muy bien o ahora todo lo recuerdo así, no recuerdo nada malo, ¡que raro! Bueno, si, el primer día se nos rompió la cadena en Francia, también que nos llovió……..¿y que? Nos hartamos de espaguetis con pomodoro y bocadillos de mortadela. Volvimos en el ferry desde Génova y unas buenas personas a las que seguramente les hicimos gracia o pena, nos pagaron algo para cenar ya que no teníamos ni un céntimo y afortunadamente al llegar a Barcelona nos esperaban mis padres y su madre, ¡menos mal! no teníamos ni para gasolina.

Pobres padres, supongo que sufrieron lo suyo……..pues, no recuerdo ningún reproche. Por parte de mi padre, lo que hicimos fue cumplir un sueño suyo, por parte de las madres supongo que fue resignación y aceptar lo inevitable…… un 10 para ellos …..no se si yo hubiera estado a la misma altura. (ho sento Albert (mi hijo) ja em coneixes no puc disimular el que sento, les meves preocupacions i engoixes, per això en algunes ocasions sóc tan pesada. Traducción: Lo siento Albert ya me conoces no puedo disimular lo que siento, mis preocupaciones mis angustias, por esto en algunas ocasiones soy tan pesada) ).

Pertenecíamos a un moto club donde íbamos cada viernes por la noche a reunirnos. Organizábamos salidas, mas o menos una al mes, a las concentraciones moteras mas cercanas (incluido el sur de Francia) siempre acampanado, nada de hotel, no recuerdo que durmiera mal ni que me molestase nada. (los que han compartido dormitorio conmigo saben por que lo digo, tengo muy mal dormir).

Generalmente esas concentraciones se hacían en invierno ¿frío, quien ha dicho frío? Recuerdo pasar los Pirineos por el Pas de la Casa en Andorra nevando (se nos quedaron las pestañas heladas, blancas) y al llegar a Andorra no encontramos lugar para dormir, finalmente dormimos en el suelo de un parking…………….

Os podría contar otras cosas que nos pasaron en aquellos tiempos pero para nosotros todo era aventura y diversión.

También he de incluir el tiempo en que Gabriel tubo dos, si, dos motos de carreras, preparadas y nos íbamos cada fin de semana, si, cada fin de semana ¡ que caro! al circuito de Calafat en Tarragona. Allí estaba yo contando los tiempos, cargando y descargando las motos de la furgoneta como un mecánico mas……. El resto era todo tíos.


Su madre no llego a enterarse nunca, y ahora viendo lo que aún sufre cuando su hijo sale en moto, creo que hicimos bien en ocultárselo.

Mas adelante y aprovechando un cambio de empresa en el que me dieron una indemnización, eran tiempos de crisis – de tanto en tanto ya veis que la crisis vuelve- entones por marcharte te daban dinero, pero en lugar de ahorrar que hubiera sido lo sensato, lo que hicimos fue comprarnos una moto nueva, una Yamaha 650 azul preciosa, en esta si que participe, le pusimos maletas de verdad, nos compramos equipo nuevo chulo, cascos con intercomunicador (de los de entonces) y con ella viajamos a Inglaterra y a Austria, era una moto, moto, cómoda y moderna yo me sentía muy bien en ella.


Pero, ¡como son las cosas! esta moto que fue la realización de nuestro sueño no nos dio tantas satisfacciones como nuestra Morini, por lo tanto no se trata de que las cosas sean mejores o peores, mas caras o mas baratas, es la ilusión con la que las haces.


La dejamos un tiempo abandonada, nació nuestro hijo y al final la vendimos y mas tarde fuimos tirando, cascos, chaquetas, guantes, botas, etc.… y pasamos a ser automovilistas…… ya no éramos moteros.

Paso el tiempo y un día paseando nos paramos delante de una tienda de motos en Vilanova nos fijamos en un ciclomotor, los dos nos quedamos enamorados y entramos a preguntar……….solo a preguntar. No se si es que el señor era un muy buen vendedor o que nosotros estamos un poco locos, total que salimos de la tienda con ella……..y esto fue el principio de la segunda época.

Este ciclomotor forma parte de la primera época motera de mi hijo, ya que el ha heredado la afición de su padre, no podía ser de otra manera, me toca sufrir……….

Mas adelante se compro una Suzuky burman 250, para mi….¡ Ideal! Hacíamos salidas por los alrededores, cómoda, con capacidad para llevar cosas, pero claro, esta afición veo que va en aumento y Gabriel quería mas. Empezó a juntarse con gente que hacían salidas mas largas y empezó a mirarse una de mayor cilindrada, a la vez empezó a mirarse las BMW, hasta que……….cayó.

Aquí si que no participe en nada de nada, es mas, creo que le puse todas las pegas del mundo, el aguanto sin decir nada, el tenia un objetivo…………. (ni siquiera su hijo mostró ningún interés por esta moto, el cree que es una moto para “ carrozas”, no nos lo ha dicho pero yo se que piensa así).

Ahora yo soy otra persona, ahora veo las cosas desde otra perspectiva, mis gustos han cambiado, soy comodona, noto el frío y el calor, las carreteras bacheadas hacen que me duelan las cervicales, en las muy viradas me mareo, en trayectos largos me canso, me duermo y me aburro …… ahora, todo son inconvenientes.

Este fin de semana hemos ido a Morella, es un lugar precioso, Gabriel para que no nos pegáramos el madrugón (el pobre siempre piensa en mi comodidad, aunque a veces le sale mal) hizo otra ruta “teóricamente” mejor que el resto, pues para mi fue un suplicio.




Al llegar allí la gente del grupo nos esperaba, son divertidos a todos les une la misma afición, cuentan anécdotas, se ríen.

Todos me preguntan que por que no voy mas a menudo y a mi me da vergüenza decir que no me gusta, por que, no es que no me guste, es que ahora si voy en moto me gusta ir de otra manera, mas cómoda, mas tranquila saboreando los sitios.

Tenia ganas de ir, mi predisposición era positiva, me había comprado una chaqueta de moto muy guai, pero el viaje consisio en hacer unos 300 kilómetros por carretera mayoritariamente, llegamos, comimos, charlamos y volvimos, otros 300 km a toda prisa…………..lo siento, no me divierte.

Ellos, algunos hace poco que tienen moto, perfil: alrededor de 40 años poder adquisitivo alto, se compran una moto de gran cilindrada, todo el equipo completo y a correr, para mí son los que salen en las noticias cada fin de semana.

Ahora los veo como unos locos que cogen la moto, eligen un destino y corren, corren quizás un poco al límite, para sus propias capacidades y para lo que marca la normativa de tráfico.

Entiendo que el gusanillo del riesgo, de la velocidad, de ponerte un poco al límite, de soltar adrenalina, guste, yo lo entiendo, pero ya no necesito sentirlo.

Ahora me puede mas el miedo, en cada curva veo peligro, o por que es muy cerrada o muy abierta, por que el asfalto es irregular, por que hay arenilla, o barro, las vallas……. Este tema me tiene bien asustada (la hija de mi prima de 35 años, murió en una cuneta en una salida con un grupo de motos, se golpeo con una valla).

También me preocupan los que van delante, si frenan de golpe, los que vienen de frente si adelantan, etc .etc.

Antes, cuando viajábamos en grupo me gustaba observar las otras motos delante y ver como iban adelantando ondeando alrededor de los coches, ahora voy sufriendo, por si adelanta muy justo, ¡que no le va dar tiempo! Etc.

Como comprenderéis voy tensa, no me relajo……………no disfruto.
Con todos esto argumentos, ¿que pretendo? Pues no sentirme culpable cada vez que Gabriel diga que quiere una salida y a mi no me apetezca.

El puede salir, es mas me gusta que vaya y que disfrute, de hecho me siento orgullosa de el , por que es un hombre especial con unas aficiones y unas inquietudes diferentes a la mayoría de personas, y gracias a el yo también he vivido y he hecho cosas que de otra manera no hubiera sido así.

Tiene la esperanza ¡el ponbre! que si la próxima moto es mas cómoda, me gustara mas, también esta pensado en cambiar el asiento……. No es ese el tema Gabriel.

Se trata de que a mi me gusta hacer salidas con distancias cortas 100 o 200 km, ir parando, comer por ahí y regresar haciendo otra ruta que no ha de ser por la carretera mas virada que exista, también se puede volver por autopista…….

¡En fin! Noto que en este tema su afición va en aumento cuando por mi parte va en disminución, espero que encontremos un punto de encuentro en el que nos sintamos cómodos los dos y yo no me sienta culpable que por esto he escrito todo este rollo.

Mas o menos lo hemos encontrado, el sale con sus compañeros de las motos y yo me voy con mis amigas, pero lo que el quiere es que yo vaya mas a menudo con el………….me dice que un día regresara a Cabo Norte conmigo………….¡en moto!…………ni lo sueñes.

Tiene un tema pendiente que ha de cumplir para tranquilizar mi espíritu cada vez que sale por ahí, yo no voy a decirle: no corras, no esto ,no lo otro……..ya es mayorcito, pero como yo lo veo, pone su vida en riesgo cada vez que sale, por lo tanto le he pedido que se haga un seguro de vida ……….quizás parezco un poco interesada pero la vida me ha demostrado que el “susto” esta donde menos te lo esperas y necesito sentir que si ocurre una desgracia tanto su hijo como yo no nos quedaremos tirados.

No quiero terminar así, con un tema tan material cuando para el, el tema de la moto es casi …..espiritual.

Espero que no te disgustes mucho con este escrito, es lo que sentía el día después de volver de Morella y es que en la moto tengo mucho, mucho tiempo para pensar.
Un beso y si quieres los comentamos y si no …… pues nada ……. Todo seguirá igual………espero…….

2 comentarios:

ANTONIO dijo...

Me ha encantado tu escrito Teresa, la verdad es que a nosotros nos gustaría compartir más nuestra afición con vosotras nuestras parejas, pero también entendemos que no os guste, que paseis frío, que os de miedo.

Nosotros intentamos hacer un viaje cada año los dos, siempre tranquilo, parando a visitar, etc y de esta manera compartimos algo la afición y la ruta. El resto del año casi salgo yo solo siempre, en rutas de mañana, de día o incluso dos o tres de fin de semana.

Me encanta la moto y me encantaría poderla compartir con lo que mas quiero en el mundo, pero entiendo sus miedos.

komandoalicante dijo...

Teresa como mi mujer, has descrito exactamente lo que comenta, cuando hablamos este tema, al igual que tu no me pone trabas, pero se que hasta que no llego y no la llamo esta intranquila, gracias a mi teresa también por entender lo que no compartimos.